Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



Salvo un milagro, todo seguirá igual

Esta semana se presenta en el Congreso el gabinete Del Solar para proponer su programa y pedir la confianza de la representación parlamentaria. Un ritual que manda la Constitución y que, a no dudarlo, implica una mera formalidad rodeada, eso sí, de altísimo contenido político. Porque, seamos claros, ni el primer ministro está confiado –menos convencido– de que va a ejecutar lo que ofrezca a los legisladores como plan de trabajo, ni tampoco estos últimos creen que lo que van a escucharle decir implica un acto de fe del premier. Con menor razón del Gobierno, que en este caso conduce el presidente Vizcarra. Asistiremos entonces a una movida más en el tablero de ajedrez que manda nuestro sistema democrático. Un sistema que funciona en otras latitudes, donde el primer ministro es, en rigor, jefe de Estado. Allá él es responsable político de todo lo que diga y haga el gobierno a su cargo, y el mandatario es una suerte de figura emblemática que está en el cargo para brindarle personalidad y respetabilidad a la presidencia de la República. Acá el presidente de la nación no es responsable de nada de lo que ejecute como jefe de Estado. Lo son los ministros que firman las normas junto a él. Porque el mandatario, dice la Carta Magna, solamente las rubrica. De hecho, el presidente tampoco es responsable de lo que diga en público. Y menos todavía imputable por sus actos y opiniones como mandatario. Salvo casos de traición a la patria y la comisión de delitos durante su mandato.

Entonces la sesión de este próximo jueves 4 en el Parlamento Nacional –a la que asistirá el primer ministro Salvador del Solar con todos sus ministros para pedir la confianza del Poder Legislativo– no será sino un simple e inocuo saludo a la Constitución. Tal como lo han sido todas las anteriores ocurridas fundamentalmente a partir del tercer milenio. ¿La razón? La gran intrascendencia de la mayor parte de las gestiones de gobierno que ha tenido nuestra nación a partir del 2000. Desde entonces hemos comprobado que el primer ministro simplemente hace lo que en su momento le conviene al presidente. Nunca lo que él se comprometiera a ejecutar como jefe del Gabinete ante la representación nacional. Esta es la metodología que, a partir del siglo veintiuno, han seguido los primeros ministros de Toledo, Humala, Kuczynski y Vizcarra. En todos los casos los primeros ministros prometieron una cosa al Legislativo y luego el Ejecutivo terminó haciendo lo que le vino en gana. Del Solar preside el segundo gabinete del heredero forzado de PPK. En consecuencia, salvo que en víspera de Semana Santa el jueves ocurra un milagro, no esperemos que las cosas cambien. Nuestro escepticismo es justificado porque quienes vienen gobernando el Perú han mentido con absoluta impunidad. Una secuencia de mentiras que el pueblo las interpreta como ejemplo a seguir. A esto de debe la grosera informalidad que campea en este país.

Reiteramos, salvo que este jueves truene en Lima todo seguirá igual.

Luis García Miró

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Se pierden miles de bonos para casas de policías y militares

Se pierden miles de bonos para casas de policías y militares