Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



Somos colonia de las ONG

Va a ser un año que EXPRESO publicó un informe sobre el secretismo que rodea al mundo de las ONG en el Perú. Un sector que mueve cientos de millones de dólares cada año, pero nadie sabe cómo, cuánto, por qué, ni en qué se gasta este dineral. Del Ministerio de Relaciones Exteriores depende la Agencia Peruana de Cooperación Internacional APCI creada por la gestión Toledo para promover “una visión estratégica asociada a la lucha contra la pobreza y el fortalecimiento de la democracia”, siendo uno de sus roles fundamentales “El manejo transparente de la cooperación internacional brindando información adecuada y oportuna al Estado, los cooperantes y la ciudadanía”. Vale decir, darle al ciudadano la información que requiera, incluyendo ingresos, egresos, aportantes, beneficiarios, fechas, trabajos, etc., sobre cualquier ONG. No obstante, de manera inexplicable e ilegal APCI rehúsa proporcionar toda información relacionada con las ONG registradas en su padrón.

Y evidentemente ese secretismo –la falta de transparencia que, precisamente, debería constituir la razón de ser de APCI–, se mimetiza con la inmensa opacidad característica de las ONG, las mismas que demandan transparencia a todos los ciudadanos, autoridades, profesionales, gente común y corriente, entidades publicas y privadas, organismos religiosos, laicos, etc. Por supuesto a todos ¡menos a ellos mismos! Sin duda la culpa de esta turbiedad se debe al mamarracho de autoridades encargadas por Relaciones Exteriores para supervisar APCI. Gente que sólo actúa de esta forma bien por incapacidad o, en todo caso, por temor divino a ser amenazada por la canalla que conforma el universo de entidades politizadas llamadas ONG que operan en nuestro país de manera absolutamente impune. ¡Y el Gobierno es el primero en dejar que esto ocurra! Es evidente que Palacio de Gobierno –a través de RR.EE. y éste, a su vez, apoyado en la APCI– se aboca a cubrirle las espaldas al opaco mundillo de las ONG que operan en nuestro país.

Ello no sucede en ninguna parte. El empoderamiento que ha alcanzado el clan de ONG en el Perú es absolutamente diabólico. A ello se debe que ahora una de las ONG favoritas de la izquierda canalla maneje esta nación, a través del control completo que ejerce tanto de los poderes Ejecutivo como Judicial, manipulando así a un gobierno totalmente adefesiero, a una Fiscalía penetrada por el virus de la politiquerría, y a un poder Judicial con más pena que gloria.

Hace casi un año EXPRESO planteó la necesidad de regular el Decreto Supremo 0050-2007-RE sobre la cooperación que viene del exterior en vista de que, bajo el pretexto de la “cooperación internacional”, las principales entidades del Estado peruano responden a agendas impuestas sin control alguno por el círculo de ONG incrustado en nuestro país. Cómo será de impenetrable el APCI –gracias a la coraza montada por la progresía roja– que todo ha seguido igual. Y en la medida en que permitamos que estas organizaciones no gubernamentales –amamantadas con dinero negro trasegado desde el exterior– continúen controlando el aparato estatal, cada vez más seremos colonia de la progresía marxista.
NOTA: Ayer un duende en la Redacción empasteló este artículo que hoy aparece corregido

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Ya hay licencia para robar y matar

Ya hay licencia para robar y matar