Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:






Un mundo sobreendeudado

  • Fecha Jueves 14 de Junio del 2018
  • Fecha 12:00 am

Un sesudo artículo de David Fernández publicado por El País pone sobre el tapete un secreto a voces que preocupa seriamente al mundo de la economía. “Usted y yo estamos sentados sobre una montaña de deuda pública y privada, La alícuota para cada habitante del planeta es de 21,866 euros (…). Una factura que asciende a 164 billones (millones de millones) de dólares, cantidad equivalente al 225 % del PBI mundial”. Así de dramático empieza el texto que comentamos. Porque hace apenas una década explotó la economía mundial tras la quiebra de firmas consideradas mitos como Bear Stearns, AIG; General Motors. Aunque la que marcó historia fue el colapso del titán de las finanzas Lehman Brothers. Todo fue consecuencia de crac del la banca y el estallido de la burbuja inmobiliaria norteamericana, cuyos efectos inmediatos se extendieron universalmente. El mundo se paralizó aquel agosto de 2008. Los suicidios estuvieron a la orden del día. Y las consecuencias del rompimiento de la cadena de pagos mundial fueron simplemente devastadoras. El desconcierto se apoderó de los bancos centrales. Desde la bancarrota de 1929 el mundo no había vivido algo similar. Ni siquiera durante o después de la Segunda Guerra Mundial.

Los gurús de la banca apelaron a toda suerte de recursos para evitar que la quiebra se expandiera internacionalmente como reguero de pólvora. Aquello llevó a las cabezas de la Fed –el ombligo del mundo en materia de finanzas– a idear una salida: emitir dinero inorgánico colocando en cero las tasas de interés. Había que reactivar la economía mundial sí o sí. “Vivir a crédito fue la salida natural de la crisis financiera”, explica Fernández. Y comenta: “Los préstamos concedidos con facilidades (tasa de interés cero o cercana a cero) han permitido sufragar los desequilibrios de las cuentas públicas y reanimar el crecimiento. Pero conviene no traspasar determinadas líneas rojas. Un nivel de apalancamiento jamás visto desde la II Guerra Mundial es una bomba de relojería que puede estallar en cualquier momento. Argentina e Italia son dos ejemplos recientes de lo fácil que resucitan los fantasmas mal enterrados (…). Con el tiempo, la deuda deja de estimular la actividad. Cada vez se necesita más acumulación de préstamos para generar un punto porcentual de PIB adicional (…). Por ahora el crecimiento global es robusto, el desempleo se reduce y los tipos de interés siguen bajos. Todo hace que el aumento de la deuda sea manejable, pero si hubiese una desaceleración inesperada o un rápido aumento del precio del dinero, esta situación placentera se borraría al instante (…). Más de un tercio de las economías avanzadas, por ejemplo, deben como mínimo el equivalente al 86 % del tamaño de su economía, el triple que el año 2000”, agrega el articulista, recordándonos que ocurre precisamente cuando la Reserva Federal decide reducir su exposición y subir la tasa de interés. Ayer la situó entre 1.75 % y 2 %.

Entre tanto, cortesía de la dupla Humala-PPK, nuestra economía sigue desacelerada, e incrementándose nuestros déficits (deuda interna/externa) por dilapidaciones como Refinería Talara, Juegos Panamericanos, Línea 2, etc.

 

 






ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Referéndum 2018: Resultados de la ONPE al 94, 97% de conteo del voto electrónico

Referéndum 2018: Resultados de la ONPE al 94, 97% de conteo del voto electrónico