Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



Verónika Mendoza apoya las dictaduras

La sometida izquierda peruana –decimos sometida por su mansedumbre, fidelidad y subordinación a la URSS y Cuba, tótems del comunismo, e igualmente al tristemente célebre totalitarismo chavista– protesta porque el Perú, al igual que tres cuartas partes del planeta, ha reconocido diplomáticamente al intrépido líder opositor llanero Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, quien ha planteado elecciones libres, universales y democráticas al más inmediato plazo. La querellante encargada por la zurda criolla esta vez ha sido la prochavista Verónika Mendoza. Sí, aquella mismísima Verónika ex secretaria de Nadine Heredia, responsable de haber escrito parte de las “Agendas de Nadine” y, en consecuencia, cómplice de receptación y posterior lavado de los US$ 3 millones entregados a Ollanta Humala por Odebrecht.

Esta es la historia de siempre. La izquierda sudaca defiende al comunismo reciclado. Aquel que deriva del estalinismo soviético trajeado de demócrata para, desde dentro, socavarle los cimientos al sistema. Para la izquierda criolla son un paraíso las escasas tiranías perpetuas, sanguinarias y violadoras de derechos universales que subsisten en este mundo: China (por más que ha tropicalizado su comunismo), Corea del Norte, Cuba y su hija putativa Venezuela. Mientras al resto de naciones del orbe las califica de sometidas a una quimera muy rentable para los rojos, llamada “imperialismo”. Con gran cinismo, la líder roja Verónika Mendoza condena un supuesto “intervencionismo del Perú” por haber reconocido al valeroso líder opositor venezolano Guaidó; cuando calla en todos los idiomas el procaz intervencionismo cubano en la misma Venezuela, donde van a hacer dos décadas que La Habana maneja los sistemas de inteligencia y seguridad ciudadana. Cruel intervencionismo que impunemente le permite al chavismo liquidar a la oposición demócrata arrinconándola a punta de acoso, carcelería, tortura y muerte. Seamos claros. La gauche peruana jamás ha criticado a esa tiranía cubana atornillada al poder hace seis décadas; responsable de decenas de miles de muertes en el infausto “paredón”; culpable de sinnúmero de torturas y de asesinar a aquellos disidentes de la cúpula castrista. De otro lado la izquierda peruana tampoco ha alzado su voz de protesta contra la autocracia chavista, pese a las flagrantes informaciones que demuestran la manera como el impresentable Chávez primero, y el tal Maduro después, persiguen por las calles a decenas de miles de jóvenes apelando a los “servicios de seguridad” que les suministra Cuba, con el resultado de centenares de muertes cada vez que ocurre una protesta popular. Tampoco es dable que la izquierda peruana guarde silencio total tras unas sucesivamente amañadas elecciones ocurridas en Venezuela, convocadas con el solo objeto de perpetuar –vía reelección– al régimen chavista; mientras esa misma zurda local chilla cual perico cuando observa siquiera la menor falla en los cristalinos procesos electorales realizados en nuestro país.

Estas y otras preguntas semejantes –que jamás serán respondidas con honradez por los rojos criollos– deberían hacérsela los peruanos antes de respaldar a gente como Verónika Mendoza. La izquierda está acostumbrada a aplicar –sin el menor escrúpulo– un doble estándar que, de llegar al poder, aplicará a sus “simpatizantes” y opositores.

Luis García Miró

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Son 27 los militares implicados en robo de combustible

Son 27 los militares implicados en robo de combustible