Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:



Vizcarra, El Comercio y el techo de vidrio

Preocupado por el peligroso rumbo que sigue la economía, sometida a un régimen sin norte y con afanes populistas EXPRESO publicaba anteayer que, según estimaciones, solamente si este año la inversión pública subiese al 8% del PBI el crecimiento del PBI pudiese registrar un modesto aumento al 3%. Decimos modesto, comparado con los guarismos del 6 o 7% alcanzados entre 2006-2011. Y lograr que la inversión pública crezca a 8% del PBI es pedirle peras al olmo, considerando que el año pasado estuvo en 4.9%, inferior al promedio 5.3% registrado durante el bienio 2016-2018. Y mientras la gestión Kuczynski/Vizcarra se ha dedicado a contraer el PBI, por otra parte está consagrada a aumentar el gasto corriente. La planilla estatal está fuera de control, y siguen disparándose los corrompedores despilfarros en avisaje estatal y contratación de consultorías.

El estancamiento de la economía nacional es el común denominador del desgobierno PPK/Vizcarra, obsesionado por un modelo de total improvisación; de permisividad con diversos proyectos corrompidos heredados de su socio electoral, Ollanta Humala (Refinería Talara y Aeropuerto Chinchero, por citar solo dos); y finalmente abocado a pendenciarse contra lo que llama “fujiaprismo”, al extremo de forzar la Constitución cerrando el Poder Legislativo y consecuentemente ralentizando la inversión privada. El pepekausismo –Kuczynski más Vizcarra- es, sin temor a equivocarnos, una de las peores plagas que ha soportado esta nación. Kuczynski acabó renunciando para evitar ser removido de la presidencia por obvios indicios de corrupción. Bastante más elocuentes que aquellos que el pasado martes alegó sobre Keiko Fujimori un aburrido magistrado, leyendo una sentencia con todos los visos de haber sido elaborada en alguno de esos laboratorios progre-marxistas con el evidente propósito político de reingresarla a la cárcel. Y en lo concerniente a Vizcarra, su actuación como autoridad tampoco es la de un santito.

Lo hacen particularmente vulnerable: 1) Su paso como mandamás del gobierno regional moqueguano, donde fue gerente el inefable Edmer Trujillo (su mesa de noche y actual ministro de Transportes) quien ya ha sido citado por un fiscal en torno al affaire del Hospital de Moquegua, quedando todavía pendientes de investigación escándalos como el de la represa Chirimayuni; 2) su incumbencia como ministro de Transportes que validara la “adenda” del cuestionado proyecto Aeropuerto de Chinchero; y 3) cualquier otra investigación judicial que pueda derivarse de su actuación como presidente de la República. De modo que cuidado, mandatario Vizcarra, con enrostrarle alegremente crímenes de corrupción a terceros, cuando su tejado es de vidrio. Esto mismo va para aquella mafia de la concentración mediática de El Comercio, camorra que se solaza con la desdicha de Keiko Fujimori -reingresada al penal- con titulares como “Keiko la ve verde” (alusivo al billete Dólar), o “Regresa a su celda” y, por último, “Fujimori volverá a bañarse con jarrita en el penal de Chorrillos”. Porque, seamos claros. Si esta misma “justicia”, trabajando con idéntica consigna hostigadora, volviese a encerrar a José Graña, influyente accionista del consorcio, ¿acaso sus medios, dizque periodísticos, montarían semejante escarnio aplaudiendo rabiosamente su re encarcelamiento?



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Autorizaron pago a socia de Vizcarra

Autorizaron pago a socia de Vizcarra