Columnista - Luis Garcia Miró Elguera

Vizcarra pechó al Congreso

Luis Garcia Miró Elguera

29 mar. 2020 03:20 am
A+

Vizcarra envió una solicitud al Congreso para que le aprueben once medidas, dizque de urgencia, para atender la crisis que está desatando la pandemia Covid-19. De las once, el Congreso aprobó diez. Se opuso a aquella que coloca de lado a la labor de la Contraloría, sustituyéndola en buena cuenta por lo que mande Palacio de Gobierno. La reacción de mandatario golpista -que cerró en Parlamento anterior- fue absolutamente esperada. En rueda de prensa, arremetió contra el Poder Legislativo ante las cámaras de televisión, para volver a situar al Congreso contra la opinión pública. “Por ahí se ha querido desinformar (el Congreso quiere desinformar, traducido al lenguaje oficialista) diciendo que pretendíamos como Ejecutivo un control a nuestra medida. En absoluto, lo único que queremos es un marco legal para que la Contraloría pueda venir pero ya (ya mismo, exigía Vizcarra), porque estamos actuando.

La emergencia no espera.” Dijo esto: “desconozco el criterio por el cual los legisladores dejaron de lado el control concurrente” de la Contraloría. La intención del inquilino palaciego era presionar al Legislativo, colocándolo contra el pueblo si no aprueba aquel único artículo que los parlamentarios consideran que contraviene los intereses del Estado. De once decretos de urgencia, el Legislativo aprobó diez. Pero para Vizcarra eso es insuficiente. Vizcarra insiste en que el Parlamento sea una mera mesita de partes de Palacio de Gobierno. Tan solo busca que le convalide lo que se le ocurra. Tal vez alguna propuesta golpista. Como posponer las elecciones 2021 para así quedarse en la presidencia de la República, apelando a enmelar a los legisladores electos hasta el 28 de julio del año entrante sobornándolos con la corruptela que se queden más tiempo acompañándolo –eso sí incondicionalmente- para así continuar usufructuando de todos su beneficios.

Por supuesto la prensa venal vendida al régimen se deshizo en halagos al mandatario cuestionando además la altanería del Congreso de retacearle una de once propuestas al jefe de Estado. ¡Cómo es posible semejante insolencia de estos parlamentarios que están ahí, precisamente, gracias a Vizcarra! En otras palabras, Vizcarra pretendió un Poder Legislativo dócil. Y al no haberlo logrado, entonces arremete contra él usando la misma estrategia que utilizó para clausurar el anterior: indisponerlo ante la ciudadanía.

La coyuntura actual es que Vizcarra ha insistido en su propuesta, conminando al Poder Legislativo a que, caprichosamente, le apruebe un nuevo proyecto de ley que remitiera el viernes por la tarde a la sede del Congreso. Caso contrario, los parlamentarios serán culpables de todos los males que le ocurran a los peruanos.

Apostilla. Desde que el mandatario Vizcarra diese el golpe que desembocó en el cierre del Parlamento –y luego, como plato de lentejas, propusiera al pueblo elegir otro Congreso con plazo fijo de funciones hasta el 28 de julio de 2021- advertimos que Palacio buscaba un Congreso manipulable. La minoría nacional escogió un poder Legislativo atomizado, ignoto en materia congresal y lioso de coordinar. Pero Vizcarra saldrá con la suya. Por lo pronto, ya lo pechó. Veremos si la mayoria congresal se le somete.

Post Relacionados

Vizcarra insiste en agudizar la crisis

La inactividad, pública y privada, afecta el tejido económico. De otro lado la pérdida de empleos genera un nefasto impacto social en la economía. Consecuentemente ambos efectos diezman el aparato productivo, conduciéndolo hacia una recesión que acabará afectando no solamente el empleo, sino las economías públicas y privadas. En síntesis, el desempleo reduce el mercado,

¿Qué hacer, al día siguiente?

El Fondo Monetario Internacional FMI viene estudiando las contingencias –y posibles soluciones– para solventar, en la medida de sus posibilidades, esta inimaginable crisis macroeconómica internacional desatada por la pandemia Covid-19. Van dos meses de parálisis mundial y el costo de semejante forado es –hasta hoy– sencillamente colosal. Falta ver todavía si la reapertura de actividades

Fiscales y prensa corrupta

Los fiscales politizados, encumbrados por la prensa corrompida para que ensamblen un férreo sistema de blindaje a Odebrecht, Graña y Montero y demás parásitos que le han robado miles de millones de dólares al Perú, están muy desconcertados. Porque, súbitamente, la pandemia Covid-19 les ha arrancado ese enfermizo protagonismo que alcanzaron durante dos años, situándose