Luis Miguel Cangalaya

Acerca de Luis Miguel Cangalaya:



Un cuento de Navidad

“Un cuento de Navidad” (1843) de Charles Dickens es de esas obras clásicas que nos atrevemos a declarar abiertamente su inmortalidad. Es de esas obras que trascienden, que nos marcan y que perduran en el tiempo por su intención reflexiva. Y es que, precisamente, alguna vez nos hemos sentido un poco como Ebenezer Scrooge, el personaje central, quien llama la atención, no solo el cuestionamiento moral que gira en torno a sus actitudes, sino también porque no ha perdido vigencia 175 años después.

Scrooge es un empresario rico, avaro y solitario, cuyo egoísmo le ha hecho perder la esperanza en el mundo. Una noche recibe la visita de quien en vida fuera su amigo y socio, Jacob Marley, el cual le advierte que su alma corre peligro si no cambia su comportamiento. Además, Marley le avisa que recibirá la visita de tres fantasmas que le mostrarán su pasado, su presente y el futuro que le espera, producto de sus acciones. Transcurrido esto, lo interesante de la historia es que Scrooge cambia a partir de un autoanálisis que hace al ver su propia vida. Así, el uso de los tiempos es fundamental para alcanzar ese objetivo.

Muchas interpretaciones se han elaborado a partir de su lectura, desde quienes afirman que es un ataque al capitalismo hasta quienes ven en la historia una defensa del socialismo. Lo cierto es que Dickens resalta la generosidad como la solución del problema que aqueja al mundo, producto de la codicia. Esa preocupación por el otro, por la humanidad, es lo que consigue la transformación de Scrooge y es lo que podría cambiar el sistema en el que estamos inmersos. Así, el cuento sobrepasa los límites de la ficción y cobra vigencia para reflexionar sobre ese compromiso humanitario que necesitamos y hacer también de este mundo un cuento de Navidad.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Martín Vizcarra en caída libre

Martín Vizcarra en caída libre