La nueva normalidad del Covid-19 quien se ha adjudicado una estadía que pareciera no tiene fecha de caducidad, una normalidad que no es normal pero que debemos aplicar para resguardar nuestra vida y salud en este débil mundo animal-humano.

Estas nuevas medidas no son sinónimo que la cuarentena ha pasado o que ya no existe un virus que se respira a diario sino que en esta nueva normalidad debemos tener un modus vivendi con nuevas costumbres y normas que incluyan protocolos que no van a cambiar hasta que se descubra una vacuna en un futuro próximo, por tanto es menester que en este semáforo brillamos con luz amarilla los animales y humanos, ya que hemos de redoblar los cuidados hacia nosotros y hacia los animales, la bioseguridad es parte de nuestro día a día en cuanto a los paseos de las mascotas después de este extenuante confinamiento y aun ahora que sigue esta pandemia y nuestra permanencia en casa es más larga. Los animales no deben estar sueltos en espacios públicos abiertos ya que existe sanción administrativa frente a este estado de emergencia por parte de los gobiernos locales, además el tutor de la mascota debe portar siempre una mascarilla, mantener el distanciamiento social al menos 3 metros de otra persona o animal, es imprescindible salir con un alcohol en gel como medida de protección para el tutor, sin embargo la única medida para las mascotas de bioseguridad es la limpieza de patas al regresar del paseo y que la mascota no use mascarilla, muchos tutores han optado por ponerle zapatos o medias a las mascotas y no está del todo mal pero hemos de precisar si nuestra mascota se adaptaría a ello, pero sigamos con el uso de mascarilla en animales, esto no es viable, es decir esta acción podría asfixiar a la mascota ya que ellos difieren frente al humano en anatomía, en la medida que ellos no tienen glándulas sudoríparas ni en el cuerpo o axilas, alterar este mecanismo produciría un shock de calor o hasta una hipercapnia o hipoxia.

Existen razas braquicéfalas, es decir animales que tienen el hocico chato o corto que tienen una condición inherente de problemas respiratorios, por tanto colocarles una mascarilla sería letal para ellos, no podemos colocar algún artículo a nuestras mascotas que no sea necesario y que además pueda causarle un daño que podríamos lamentar.

Es importante que luego del paseo si no tenemos acceso a lavar las patitas de la mascota podamos por lo menos desinfectarlas con toallitas húmedas de uso veterinario, pero jamás hacer uso de alcohol para ellos, tampoco hay que olvidar que podemos hacer uso de un jabón líquido para lavar las patitas de la mascota y aprovechar asear nuestras manos, no usar jamás desinfectante en el pelaje de los animales porque podría producir la descamación de su piel, y finamente secarlos con toalla de papel para evitar hongos, especialmente si son razas con predisposición a hacer alergias o de piel sensible. En buena cuenta, nos encontramos en luz amarilla en el mundo animal humano, si sabemos tener los cuidados necesarios de bioseguridad podremos frenar al sanguinario Covid-19 y ser tutores responsables.