Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:





¡Aleluya!

Se le ha dado muy poca publicidad a algo absolutamente transcendente: la aprobación del dictamen que prohíbe las bolsas de plástico de un solo uso, así como el Tecnopor y las cañitas. Saludo a la Comisión de Ecología y Medio Ambiente del Congreso por la ardua defensa de esta indispensable iniciativa, recordándoles que no ha sido consentida por unanimidad y que la lucha en el Pleno será complicada.

El éxito de una norma, con tantos costos asociados y que implica una revolución cultural, radica en su gradualidad y racionalidad. ¿Si la gente no es capaz de llevar una bolsa para desperdicios a la Parada Militar de Fiestas Patrias o a Las Palmas con ocasión de la visita del Papa, usted señor lector cree que van a llevarla al mercado?  Hay que educar y concientizar sobre su valor, las nuevas generaciones tienen que hacer un apostolado con este tema.

De acuerdo a un estudio del Foro Económico Mundial, en el 2050, vale decir, cuando el niño que nace hoy cumpla apenas 32 años, el peso en toneladas de los residuos plásticos en los océanos será superior a todos los peces del planeta. Actualmente, el 90 % de las aves marinas del mundo han ingerido y acumulan residuos de plástico que luego se transmiten a los humanos. En eso hemos convertido nuestro entorno. A los jóvenes sí les impacta saber que vivimos en un proceso de intoxicación permanente y serán los mejores aliados de la nueva normativa.

Dicho esto, debo mencionar que la pelea no debe quedarse dentro del recinto parlamentario. No he escuchado jamás al congresista Arana ni a ningún otro “seudo ambientalista”, protestar por la contaminación de nuestros ríos. No los he visto durante el verano, haciendo campañas en las diferentes playas del país, para que los bañistas no dejen papeles y restos de comida; aun cuando sean biodegradables, igual contaminan.

No los he escuchado instando a los alcaldes a poner mayor número de colectores de residuos o promoviendo la obligatoriedad del reciclaje. Tampoco se les ha oído protestar contra la terrible contaminación visual de los letreros de publicidad comercial, que se agrava durante las campañas electorales, cuando la ciudad queda inundada por nombres y rostros con las promesas más descabelladas.

La energía y vehemencia con la que planifican las marchas contra toda medida que les disgusta, deberían canalizarlas a brindar respaldo a la excelente campaña iniciada por el Minam para evitar que se arroje basura al río Rímac. La gente hace oídos sordos a las invocaciones porque no existe conciencia real del beneficio de cuidar SU medio ambiente

Desafortunadamente, ese tipo de iniciativas no son populares por lo que muy pocos políticos las hacen suyas; la mayoría mueren por inanición.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
PJ: Fiscalía debe actuar con celeridad ante casos de presos preventivos

PJ: Fiscalía debe actuar con celeridad ante casos de presos preventivos