Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:





Basta de doble discurso

¿En el Perú se apoya a la inversión privada, o no? Pareciera que solo de la boca para fuera. ¿El La La Land que vendemos internacionalmente, empieza y finaliza en las presentaciones power points y la folleteria multicolor? ¿Hemos aprendido a dorar la píldora, a decir mentiritas blancas sin cargo de conciencia? ¡Pues por supuesto! Si de vender al Perú se trata, todo se disculpa. Celebramos las mejoras en los índices de competitividad (Fraser: pasamos del puesto 19 al 14), cuando sabemos perfectamente lo complejo que es enfrentar a la burocracia, tramitología y a las comunidades hambrientas y manipuladas del país.

Durante el 2017 y el 2018, Proinversión gastó millones en road shows y presentaciones internacionales para colocar los proyectos Colca y Jalaoca, ubicados en el corredor minero Cusco – Apurímac, interesó a grandes inversionistas y, al final, resulto un fiasco, no solo por la hostilidad de las comunidades, sino por la desconfianza en las pruebas, muy preliminares, realizadas por Ingemett.

Nadie invierte millones en una industria de alto riesgo, sin haber tomado las mínimas precauciones, y el Estado peruano no estuvo en posición de dar esas garantías al inversionista. No solo se cayeron los proyectos, sino que muchos consultores, que actuaron de buena fe, han quedado con un saldo pendiente de pago por parte de Proinversión, que nadie se atreve a reconocer por el fantasma de Contraloría. El miedo ha paralizado al sector público. Estas ineficiencias se mantienen en silencio y nadie responde por ellas. ¡Cuántas más habrá!

La corrección política nos va a hundir, hay que decir las cosas claras. No podemos seguir recorriendo foros internacionales para promocionar algo que no tenemos; el Perú no es la panacea para la inversión privada y menos, con un gobierno tibio, sin norte claro, que se mueve al ritmo de las encuestas. Han pasado casi dos meses desde el bloqueo de la carretera a Las Bambas, con pérdidas de US$ 6 millones diarios y recién reaccionan con firmeza. Martín Vizcarra se llena la boca por los supuestos logros de su primer año de gestión, pero poco recuerda sus tiempos en el MTC. En noviembre de 2016 y como resultado de su significativa intervención como buen componedor entre la comunidad y Quellaveco, participó en la Mesa de Diálogo de Las Bambas y se obligó, en nombre del Gobierno, a una inversión de US$ 2,055 millones, materializada en 158 proyectos. ¿Cuánto se ha cumplido? Imagino que casi nada. Entre el Niño Costero y la permanente conspiración política, todos han estado distraídos y pensando en sus agendas personales. ¿Me pregunto qué fantasías prometerán ahora, para lograr una tregua más larga con la Comunidad de Fuerabamba?

Así se manejan los problemas en el Perú, con inmediatismo y ahondando en la falta de credibilidad.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Grupo de Constitución recibe mañana a Comisión de Venecia

Grupo de Constitución recibe mañana a Comisión de Venecia