Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:





¿Condenados?

¿Habrá caído sobre nuestro país la maldición de la informalidad eterna? No solo se refleja en la baja tasa de bancarización, en la innumerable cantidad de negocios clandestinos que no tienen a su gente en planilla ni le brindan el mínimo de seguridad –así como entran, salen, con las manos vacías–, sino en la fantasiosa tasa de desempleo de 3.9 % para el 2018, de la que nadie puede jactarse, más aún si el Estado se ha convertido en un gran empleador a costa de nuestros bolsillos.

El Impuesto a la Renta es una propinita. El IGV, que debería ser el gran generador, siempre resulta insuficiente, a pesar de los esfuerzos de Sunat, hoy orientada a generar sensibilidad en los contribuyentes. Su nueva invocación radial reza: “El IGV de una boleta de S/ 20 es el equivalente al costo del desayuno de un niño vulnerable”.

Victor Shiguiyama hizo una labor silenciosa y poco reconocida: tecnificó a la Sunat para hacer un seguimiento, más sofisticado aún, a los que siempre pagamos. ¡Literalmente no se puede huir! Las modificaciones tributarias están orientadas a ampliar los plazos de prescripción, incluir normas para evitar la elusión o atribuir mayor responsabilidad de la soportable, a ejecutivos y directores de empresas. Su lema: ¡A exprimir a la minoría!

Ampliar la base imponible son palabras mayores, que realmente no les provoca asumir; es una tarea titánica que requiere de megaoperativos para enfrentarse a toda esa PEA que vive y sobrevive con su dinero bajo el colchón. No solo son desordenados y clandestinos sino en muchos casos, violentos. Por ello, para incrementar la recaudación siempre se opta por decisiones facilistas y apresuradas como el aumento del ISC, que hoy nos pasa la inmensa factura del paro de camioneros: ¡se han perdido millones!

La vocación persecutoria de Sunat se encuentra íntegramente volcada hacia la pequeña masa de contribuyentes cumplidos y diligentes que, muy probablemente, jamás verán su dinero invertido en infraestructura y servicios dignos; solo elefantes blancos, obras inconclusas o mal ejecutadas, mantenimientos abandonados o de costos leoninos. ¿Por qué nuestro país está atrapado en esta vorágine de incompetencia?

Digo todo esto en relación con el estudio que está realizando el Banco Mundial para determinar la posibilidad de iniciar un proceso de descentralización fiscal. ¿Por qué no orientamos mejor las consultorías? ¿Por qué no empezamos por el principio, capacitando a los equipos regionales? Queremos enseñarles a correr cuando apenas saben gatear, y el maestro Sunat, todos sabemos que camina tropezando. El MEF tiene que ponerse fuerte, no debe darse una responsabilidad económica más a los gobiernos regionales. Podrán diseñar los procedimientos más sofisticados pero el gran problema es la falta de capacidad de las personas. No sigamos botando nuestro escaso dinero ni fomentando la corrupción.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Aráoz sobre Salaverry: “Representa a todo el Congreso, no sus intereses personales”

Aráoz sobre Salaverry: “Representa a todo el Congreso, no sus intereses personales”