Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:





Conejillos de indias

Es de reprochable imprudencia aceptar el cargo de ministro, simplemente por la desesperación de adornar un currículo y gozar temporalmente de la jactancia del poder, ese infame poder que seduce mágicamente a los advenedizos; como bien diría Flaubert: “El orgullo es una fiera solitaria que ruge en el desierto; la vanidad, un loro que parlotea de rama en rama, a la vista de todos”.

Dicho esto, levanto una enérgica protesta contra el Minsa. Inaceptable que haya presentado una herramienta informática que se adquiere en Google Store, como la gran solución para combatir la altísima anemia que azota a nuestro país. ¿Olvidó que el Perú profundo no tiene fluido eléctrico o internet? ¡Pues omitió lo esencial!  Combatir la anemia es una tarea complejísima que va más allá de las chispitas de hierro, la fortificación del arroz o la ingesta de sangrecita; tiene que diseñar una estrategia que incluya educación e infraestructura, en especial de agua y saneamiento e incorporar a la empresa privada como socio fundamental. Las campañas esporádicas apenas mueven la aguja y, evidentemente, el espíritu triunfalista del Presidente que tuvo la audacia de declarar que estamos logrando disminuir la anemia un punto porcentual por mes, no ayuda para nada.

Habría que recordarle al ministro Ismodes que Quellaveco y Mina Justa no son operaciones nuevas, por lo que resulta bastante osado anunciar US$ 3,500 millones de inversión para el 2019, cuando en su mayoría se trata de ampliaciones u optimizaciones. ¿Dónde están los nuevos proyectos greenfield que el país necesita? ¿Qué ha pasado con el convenio entre Ingemett y Proinversión para identificar prospectos regionales que serían promovidos a nivel internacional? ¿Va a permitir que continúe el abusivo chantaje de los agricultores del Tambo a Quellaveco? La minería moderna utiliza menos del 2 % del agua y recicla, frente al 86 % de la agricultura, no deje que lo sorprendan y abusen de la supuesta debilidad de su gestión.

El Ministerio de Trabajo está evaluando incrementar los aportes a EsSalud, vale decir, una cartera que tiene como objetivo promover el empleo y la formalidad, la está laminando e, indirectamente, respaldando a los morosos. Hay que emprender una dura campaña para cobrar los más de 5,000 millones que le adeudan a la entidad e incorporar sanciones muy estrictas para aquellos empleadores que ponen en riesgo la seguridad social.  No adoptemos el camino de las tasas confiscatorias ni hagamos tambalear los regímenes excepcionales.

Lo increíble es que a nadie parece importarle; un premier omnipotente haciendo política en su absoluto beneficio y 18 ministros cómodos, a los que nadie les pide rendición de cuentas. Como teóricamente el país no va a quebrar al 2021, este gobierno nos seguirá utilizando como conejillos de indias… desafortunadamente no es la primera vez.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Alberto Fujimori: “Estoy muy sorprendido por el matrato al que fue sometida mi hija”

Alberto Fujimori: “Estoy muy sorprendido por el matrato al que fue sometida mi hija”