Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:





Cuentos inmorales

Aún conservo en mi mente (quizás como broma de humor negro) escenas conmovedoras de PPK ofreciéndole a un niño que vivía cerca de la costa, abundancia del líquido elemento porque SU Gobierno (de ganar) iba a desalinizar el agua de mar. Kuczynski durante su campaña, íntegramente respaldado por sus vicepresidentes, ofreció poner agua y desagüe a todos los pueblos y ciudades del Perú, por lo menos diez millones de peruanos. ¡Fue su promesa más emblemática! Le cambiaría la vida a los miles de niños de cara triste que cargan baldes por distancias larguísimas y, a las sufridas madres que privilegian el pago al camión cisterna, al cilindro bendito, antes de atender otras prioridades, porque simplemente el agua es esencial para la vida, es la necesidad básica por excelencia. Es una inmoralidad jugar con este tema

Como todo candidato desesperado, peleando voto a voto en una segunda vuelta electoral, exageró y mintió. Se trataba de la misma vorágine de ilusiones de cada cinco años, esa que siempre nos defrauda porque nada aprendemos, escuchamos con el corazón. Nuestras emociones nos impiden ver que lo único que les importa a los candidatos es ganar, GANAR. ¿Quebrar las esperanzas de los electores? No les hace ni cosquillas. El triunfo los aparta de la realidad, los inocula del ciudadano común y silvestre, desvanece las promesas y, el día a día en el Perú es tan irresistible, extraordinario e irresistible, que el candidato sabe que la realidad permitirá que sus promesas queden en el olvido. Vivimos en permanente estado de fuerza mayor.

Nuestras frágiles memorias tampoco recuerdan que Kuczynski Godard ofreció construir una cantidad de infraestructura desbordante, incluido la creación de un Vice Ministerio de Desarrollo de Pueblos Originarios, para ayudar a titular las propiedades de las comunidades nativas y amazónicas en nuestra Selva. Un verbo de lujo ante la impresionada presencia de Francisco Pizango y otros lideres indígenas. Se montó un espectáculo magistral pero nos engañaron a todos.

Todos sabemos que los políticos son muy generosos en las campañas, impostados, capitalizan cualquier evento, no dejan de sonreír así estén muriendo de frío, calor, hambre o sed. Se convierten en súper humanos durante los meses de campaña. Todo tiene solución, habrá dinero para hacer hasta el último puente y colegio del país y para crear tres millones de empleos en cinco años. Los políticos no estrechan manos, estrechan votos. Llámese comer chicharrones o cuyes, cargar bebes, sacarse selfies, todos son votos: una pequeña calculadora mental del candidato que va sumando y sumando y le da energías para seguir sufriendo esos periplos interminables de campaña.

Ahora ya no hay plata, porque nadie con alguna inteligencia haría aportes de campaña en un país donde aquello se ha satanizado de tal manera, que no solo se corre el riesgo que el candidato patrocinado no salga electo, sino que algún fabulista convertido en fiscal te monte una trama empaquetada de organización criminal y lavado de activos. Ahora se tratará de una competencia de bolsillo propio. Los candidatos tendrán que auto financiarse y humildemente hacer campaña a través de un crack en redes sociales que les permita llegar a todos los puntos del país

Algunos la van a tener complicada. En el Perú, el internet solo llega al 2.4 % de los hogares rurales del país, con una Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica, que, a pesar del subsidio estatal de US$ 18 millones anuales, apenas avanza.

Confiamos que la nueva ministra María Jara le aprete las clavijas a Azteca y que pronto se pueda acceder a Internet hasta en el punto más remoto del país, y que Miguel Estrada de Vivienda tome acciones urgentes en Sedapal, que de lejos debe ser la empresa pública más ineficiente del Perú.

Entretanto, el ahora presidente Martín Vizcarra, que es la continuidad de nuestro gobierno elegido el 5 de junio del 2016, no puede lavarse las manos; tiene que rendir cuentas por todos los compromisos asumidos en la campaña, que el avaló y respaldó. El país merece respeto, aunque no lo parezca.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Grupo de Constitución recibe mañana a Comisión de Venecia

Grupo de Constitución recibe mañana a Comisión de Venecia