Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:



De rodillas y alineaditos

Me intriga saber por qué a Elena Conterno, presidenta de IPAE y de quien tengo la mejor opinión, le ha gustado el discurso de Vizcarra en CADE (El Comercio 1/12).

La elogiada disertación fue tal como la esperaba: plagada de falacias y autobombo. El señor Vizcarra inició sus palabras justificando el cierre del Congreso y reiterando que se trató de una salida institucional y democrática. Preguntó retóricamente: “¿Qué hubiera ocurrido en el Perú si el 30 de septiembre último, no hubiéramos tomado, constitucionalmente y con el respaldo de la mayoría de los peruanos, la importante y difícil decisión que ustedes conocen?” Luego, previsiblemente, pasó al tema de la corrupción (como si no jugara con fuego) expresando que: “El Perú, como ya se ha dicho, pierde más de S/ 10,000M anuales por actos de corrupción de funcionarios en todos los niveles”. Acto seguido y sin una pizca de humildad, enfatizó que: “En estos últimos 20 meses, nuestro país se ha mantenido en la senda del crecimiento económico, con un manejo responsable de las finanzas y la promoción de inversiones (…). Un importante instrumento para impulsar el progreso y la calidad de vida de la población es el Presupuesto General de la República del 2020, que ya aprobamos en cumplimiento del artículo 135 de la Constitución”.

Vizcarra disolvió el Congreso porque le incomodaba, era el puntillazo final a una inmensa campaña de desprestigio pagada con nuestros impuestos. La única diferencia entre los parlamentarios disueltos y los nuevos será su nombre, pues ya se han detectado 234 candidatos con sentencias penales y civiles.

Vizcarra trabaja con funcionarios corruptos pero quizás a sus ojos no lo son, todo depende con el cristal con el que se mire. Su ex premier y facilitador Villanueva, Jorge Meléndez vinculado a una organización investigada por tráfico de madera, la presupuestívora Zulema Tomás, su secretaria Miriam Morales investigada por obras en Palacio de Gobierno, o el hermano de esta última obligado a renunciar a Sunarp.

Este año el país crecerá menos del 3%, vale decir, 500,000 peruanos volverán a ser pobres, Proinversión no habrá ejecutado ni el 5% de su cartera y, con suerte, se habrá invertido poco más del 50% del presupuesto en proyectos como carreteras, puentes, centros de salud y colegios. Señor Vizcarra: ¿de qué sirve tener dinero si no se utiliza?

Pero lo más grave es que seguro los asistentes a CADE estuvieron entretenidos con el celular mientras Vizcarra hablaba y luego, irresponsablemente, lo ovacionaron. Esos mismos empresarios que apoyan en un 66% al equipo Lava Jato, pasando por agua tibia los abusos y la justicia selectiva o que, inexcusablemente, piensan que el Congreso es el responsable que el país no haya crecido dos puntos más este año.

CADE era la oportunidad para ser firmes con el Gobierno y exigir crecimiento y ejecución, pero la cercanía con el poder los derrite; sociedad más hipócrita y cortesana que la nuestra, difícilmente existe.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Frepap y UPP, ¿los radicales del nuevo Congreso?

Frepap y UPP, ¿los radicales del nuevo Congreso?