Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:





¿Decidimos hibernar?

Salvo que sea una quiebra sorpresiva, el empobrecimiento generalmente es gradual, a veces casi imperceptible: La capacidad adquisitiva se va deteriorando, vamos cortando uno que otro gasto, hasta que se acaba; percibo que el Perú se está empobreciendo a vista y paciencia de todos y que lo estamos aceptando con estoica resignación. ¡Estamos mal, no lo podemos permitir! Ojalá me equivoque, pero solo leo noticias que reflejan una economía recesada, complicada, pero en especial, asustada y, dentro de este penoso contexto, hasta algunos hinchas salieron a las calles a “celebrar” la derrota del Perú ante Ecuador. ¿Qué nos está pasando? ¿La captura del país por parte del IDL nos ha enajenado a todos?

Por ejemplo, a nadie parece preocuparle que más de 600,000 personas piensen retirar su CTS para pagar deudas y destinarla al consumo; la gente lo considera como parte de su sueldo cuando debería ser un ahorro obligatorio: es un espejismo de bonanza. Este régimen fue creado con la finalidad de contar con un seguro de desempleo, vale decir, un fondo previsor para el caso de cese; sin embargo, como todo en el Perú, se ha ido desnaturalizando y cada vez que el Gobierno quiere inyectarle dinero a la economía, juega con los porcentajes de accesibilidad. Un poco lo que ocurrió con la libre disposición del 95.5 % de los fondos de pensiones o los regímenes de jubilación anticipada. De lo que se trata es de saciar a una población hambrienta porque la productividad del país está estancada. Pero, la gran pregunta es: ¿hasta cuándo es sostenible? ¿Será que el IDL tiene la respuesta?

Cuando se acaban esos ahorritos de muchos años, que sirvieron para consumir más de lo que su capacidad les permitía, la gente es presa fácil de la banca; cuesta bajar el nivel de vida. Hace unos días, Interbank anunció que pensaba crecer con tarjetas de crédito en los sectores de menores ingresos: alto riesgo, altas tasas, más personas trabajando para pagar la cuota mínima mes a mes, en lo que generalmente se convierte en una pesadilla de no retorno. ¿Acaso el IDL sacará la cara por los agobiados deudores?

El sector construcción es un gran movilizador de la economía y, según los analistas, parecía que crecería en 6 % (BCR) u 8 % (MEF) pero desafortunadamente Capeco ya los aterrizó, no llegará al 4 %. Hay una ralentización de la obra pública que se agravará en el 2019 con el cambio de autoridades, que han recibido millones dentro de la estrategia del presidente de hacer alianzas con las GORE, para sostener este castillo de naipes en el que se ha convertido su gobierno.

Los ciudadanos se están asfixiando: ¿será que el IDL ha monopolizado el oxígeno del país?

 





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Las alianzas de la Fiscalía con algunos medios de comunicación [INFORME]

Las alianzas de la Fiscalía con algunos medios de comunicación [INFORME]