Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:



Democracia adulterada

¿Realmente será Vizcarra el hombre más poderoso del Perú como se establece en la última Encuesta de Poder (aunque el presidente de turno siempre gana, por default) o el dominio reside en el oscuro andamiaje que lo sostiene?

De lo que sí tengo certeza es que en nuestro país se vive un espejismo de democracia, donde no se respetan los pesos y contrapesos ni la independencia de poderes, y donde el imperio de la Constitución y las leyes está definido por un selecto grupo de autocalificados expertos, cuyos favores a la autoridad son conocidos; desgastadas opiniones que han perdido toda credibilidad.

El Presidente no ha logrado despojarse de su caudillismo regional ni tampoco de las formas hostiles de las que hizo gala en el Moqueguazo, donde participó como representante de los Colegios Profesionales y que posteriormente lo catapultaron como gobernador regional.

Es parte de su ADN, necesita apoyarse en una muchedumbre violenta y confrontacional para dícese “gobernar”, cuando estos últimos 17 meses han demostrado que Vizcarra no sabe conducir un país, solo sabe inflamar ánimos, con entelequias y falacias, y promover escenarios donde gana el que grita más fuerte.

Incitado por sus incondicionales asesores, en Tacna actuó como un agitador político de plazuela, donde las extendidas portátiles se confundían con exaltados curiosos. ¿Su discurso? Absolutamente populista y vacío, a saber:

“(…) ¿Nos vamos a dejar doblegar o los seguimos enfrentando con la confianza en quienes somos, los principios y valores que representamos y los increíbles logros que podemos alcanzar cuando trabajamos juntos?”(…)“Reafirmo la unidad y fortaleza para garantizar el derecho del pueblo a decidir en las urnas sobre su futuro”. Nadie ha cuestionado el derecho de sufragio de la ciudadanía. El adelanto de elecciones que se pretende es una situación extraordinaria e imponerla desde la calle es manifiestamente inconstitucional.

Los medios solo rebotaron las arengas y la discordia, los más ‘publicidad estatal dependientes’ reiniciaron con ímpetu sus campañas contra el Congreso pero muy pocos destacaron las promesas a Tacna: garantizar el financiamiento integral del proyecto Vilavilani, mediante el cual se busca trasvasar agua de las zonas altoandinas para asegurar el abastecimiento en la región; concluir este año, dos de los tres tramos de la carretera que une Tacna con Bolivia, acelerar la construcción del nuevo hospital Hipólito Unanue, atrasadísimo gracias a la pésima gestión del anterior GR, Omar Jiménez Flores, quien hoy se encuentra detenido en el penal de Pocollay, acusado de delitos de colusión y cohecho.

¿Nuevas autoridades garantizan crecimiento y desarrollo? Si es más de lo mismo, no. Los líderes regionales con más poder en el Perú son el presunto chantajista y violador Cáceres Llica, tres personajes de la izquierda en problemas con la justicia: Aduviri, Cerrón y Santos, y Mesías Guevara, amigo distante de la minería en Cajamarca. Si estos personajes se replicaran a nivel nacional, RIP Perú, que el último apague la luz.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
#HablanLosCandidatos | Hoy nos acompañan Flor Meza (Fuerza Popular) y Grace Baquerizo (Juntos por el Perú)

#HablanLosCandidatos | Hoy nos acompañan Flor Meza (Fuerza Popular) y Grace Baquerizo (Juntos por el Perú)