Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:





Dulce venganza  

“El que estando enfadado impone un castigo, no corrige, sino que se venga”  Montesquieu.

El pueblo quería sangre y la derramó sin piedad. Es una venganza desalmada pero merecida, los parlamentarios han quedado debilitados, malheridos y al merecer. Resultados absolutamente previsibles, no ha sido necesaria una campaña de desprestigio, sus actos bastaron para lograr ese rechazo generalizado. Sofocleto se hubiera inspirado en ellos para escribir el “Manual del perfecto repudiado”.

La bancada del Gobierno, por llamarla de alguna manera, está completamente aislada del Ejecutivo; no en vano Gilbert Violeta (que ha perdido todo protagonismo) se desgasta pidiendo la salida de Villanueva. Es evidente que, si antes los ninguneaban, después del domingo, son inexistentes, ni los mirarán.

A más inri, hay mucha especulación sobre un probable cierre del Congreso, pero si Vizcarra decidiera prolongarle la vida, sabe que los tiene a merced. La inquina y rechazo de la ciudadanía –que no va a cambiar en lo que resta de este periodo presidencial– es su mejor aliado. Hay voces muy aisladas, a los que aparentemente no afectaría la disolución, pero para aquellos legisladores que viven del sueldo y las prebendas y que llegaron con un PIP bajo el brazo, sigue siendo un sueño incumplido; se aferrarán al puesto, aunque les obliguen a agachar la cabeza.

En el negado supuesto de que lo disolviera, tendría que convocar a elecciones y correrse el riesgo de tener un Parlamento tan desacreditado como el actual, los excongresistas que no postularon en el 2016 serían los candidatos naturales, y se probaría en los hechos que las leyes no cambian nada, que lo importante es una transformación cultural de las personas, que toma generaciones y mucha voluntad.

Además, el actual Congreso está tan golpeado que le será fácil lograr la aprobación de todas sus propuestas, y hasta caprichos, sin necesidad de amenaza. Este Referéndum claramente ha sometido a un poder del Estado bajo el dominio del otro; con la fábula del fortalecimiento de la democracia, se ha abierto una peligrosa puerta a una suerte de totalitarismo, pero no al estilo de Venezuela, sino mucho más sutil y difícil de evidenciar.

Vizcarra es la perfecta cara visible detrás de este tipo de oscuro poder: provinciano, empático, sencillo y encantado con el rol que le ha tocado desempeñar. Por su parte, aquellos que diseñan las estrategias y el adoctrinamiento, cual predicadores que llevan a inexplicable éxtasis, tienen en nuestros compatriotas al rebaño perfecto; saben que la política se ha convertido en una centrifugadora de polarización y antagonismo, y que el peruano es el peor enemigo de otro peruano. No han necesitado ser unos genios para lograrlo, les bastó poner el dedo en la llaga más inflamada para que saltara el pus.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Descuidan defensa de gasoducto en el Ciadi

Descuidan defensa de gasoducto en el Ciadi