Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:





El populismo nos empobrece a todos

Resulta agobiante ver cómo hay peruanos que sucumben ante la demagogia del Presidente. Un día en Cajamarca, el siguiente en Puno: viaja, estrecha manos, promete, y sonríe, pero es incapaz de enfrentarse a la complejidad de lo que significa gobernar. ¿Quería ser presidente? Pues ya lo es –hombre ambicioso– pero parece que no sabía en lo que se metía.

Está por cumplirse su primer año y no hay una sola obra emblemática que pueda mostrar. Es más, estará persignándose para que esa maldición llamada Cambio Climático no nos siga deparando nuevos desastres como los recientes en el Sur y, lo poco avanzado, vuelva a fojas cero.

Vizcarra está retando demasiado la fortaleza de las encuestas y el poder de los medios; sabe que el uso y abuso de “la sagrada lucha contra la corrupción” ya no tiene el mismo efecto. Es un mantra recurrente cada vez que se topa con una situación difícil, pero ese supuesto poder taumatúrgico se ha ido desvaneciendo. Al igual que PPK montado sobre el caballo descubrió que el Perú es un país complicadísimo de gobernar y hoy todos pagamos las consecuencias.

Además, no hay peor líder que aquel que desea brillar solo. Incomprensible que no haya hecho cambios en el equipo que lo acompaña y cuyos nombres son casi intercambiables. ¿Qué secretos le conocerá a César Villanueva, a quien mantiene de mano derecha, a pesar de su evidente inacción? ¿Qué pactos infames tendrá con el FA, que no se atreve a reemplazar a La Rosa, una de las “acusadas”, por la pésima gestión en la lucha contra la anemia? ¿Qué poco respeto le merece la minería, que persiste en mantener a un ministro que prefiere esconderse tras su escritorio de la calle Las Artes en San Borja, antes de dar la cara por la industria que más ingresos le genera al país?

Luis Bedoya Reyes le dio un buen jalón de orejas en entrevista concedida recientemente a Perú21: “Martín Vizcarra está más dedicado a vivir el episodio, pero esta etapa ya terminó, ahora debe entrar al gobierno fundamental que tiene retrasos evidentes como el problema del norte o del agua potable. El crecimiento es mediocre, estamos lejos de alcanzar a Colombia o Chile que son nuestra medición. Nos han sacado ventaja de veinte años. Vizcarra no llegó al poder con equipos. Sus ministros no son conocidos, ni siquiera opinan”.

Presidente, le recomiendo leer a Max Weber, quien planteaba que los políticos tienen que conducirse por la ética de la responsabilidad, vale decir, analizando, ponderando y siempre teniendo en cuenta las consecuencias de sus acciones. Tiene que escaparse de esa vorágine de adulación y aplauso y empezar a gobernar: no hay peor gestión que la que no se hace.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Dictan nueve meses de prisión preventiva para Gustavo Sierra

Dictan nueve meses de prisión preventiva para Gustavo Sierra