Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:





Mario Vargas Llosa: ¿Y recordará qué es ser peruano?

Cómo se nota que Mario Vargas Llosa no vive en el Perú desde hace algunas décadas: tiene una imagen absolutamente distorsionada de la realidad, desconoce la gravedad de los problemas que nos azotan y el estado de caos en que se encuentra sumido el país.

Transcribo el último párrafo de su columna publicada en el diario El País hoy domingo que, a mi juicio, refleja que nuestro ilustre Nobel está viviendo fuera de la historia del que algún día consideró su país: “En el Perú hace algún tiempo, hay un grupo de jueces y fiscales que ha sorprendido a todo el mundo por el coraje que han venido actuando para combatir la corrupción, sin dejarse amedrentar por la hostilidad desatada contra ellos desde la misma esfera del poder al que se enfrentan, investigando, sacando a luz a los culpables, denunciando los malos manejos de los poderosos. Y, afortunadamente, pese al silencio cobarde de tantos medios de información, hay también un puñado de periodistas que sostienen la labor de aquellos funcionarios heroicos. Este es un proceso que no puede ni debe detenerse porque depende que el país salga por fin del subdesarrollo y se fortalezcan las bases de la cultura democrática, para la cual la existencia de un poder judicial independiente y honesto es esencial. Sería trágico que la comprensible emoción que ha causado el suicidio de Alan García, la labor de aquellos jueces se viera interrumpida o saboteada, y los contados periodistas que los apoyan fueran silenciados”.

Hoy sus “heroicos“ jueces y fiscales se han adueñado de los miedos del país. Sus prácticas despiadadas solo amedrentan. Se han vuelto unas máquinas, se han deshumanizado, quieren trofeos de guerra, a cualquier costo. Cada día se vuelven más sofisticados con sus mecanismos de tortura emocional y ello en el Perú es facilísimo. Totalmente apoyados por el poder político, con una prensa diestra en manipulación y propensa a generar calumnias y, con cárceles hacinadas, sin las más mínimas condiciones de salubridad, verdaderas mazmorras en las que han decidido confinar a todos los investigados, se han convertido en una suerte de sofisticada Santa Inquisición.

¿Qué los diferencia del Inquisidor Torquemada? Aquel que dictaminó que los reos no deberían sufrir torturas que los hicieran sangrar o sufrir laceraciones, por los que se idearon métodos bastantes extraños que cumplían el objetivo, tales como El Potro (dislocar todas las articulaciones) o el Tormento del Agua (introducirle diez litros de agua a una persona continuamente, con la ayuda de un embudo, sin que pudiera respirar. Moría por asfixia) y otros métodos perversamente crueles que cobraron cinco mil víctimas en cuatro siglos de historia. Considerando los tiempos y escenarios, casi nada.

Sobre la base de interpretaciones antojadizas del “arraigo” o “la obstrucción en la administración de justicia”, desconocen las más mínimas garantías procesales como la presunción de inocencia. No importa la edad, la gravedad de los cargos o el estado de salud del investigado, a priori están condenados a prisión preventiva. Les infunden pánico, los debilitan, los destruyen moralmente. Esa es la forma como se administra justicia en una mal llamada democracia señor Vargas Llosa.

Desde la omnipotencia que lo caracteriza, también debería opinar sobre temas que podrían incomodarlo señor Vargas Llosa. ¿Qué piensa sobre la justicia selectiva que impera en nuestro país, aquella que no toca a Susana Villarán y no hace demasiados esfuerzos para capturar a Félix Moreno? ¿Qué opinión le merece la actuación del Tribunal español que liberó a César Hinostroza del Centro Penitenciario Soto del Real en Madrid para concederle solo Comparecencia? ¿Le ha impactado que a su amigo Pedro Pablo Kuczynski, con quien solía almorzar frecuentemente cuando visitaba Lima, lo hayan condenado a 36 meses de prisión preventiva, intentando encadenarlo a su cama en la Unidad de Cuidados Intensivos?

Viva una temporada en el Perú, expuesto a la inseguridad ciudadana, el intolerable tráfico, prensa mediocre (salvo honrosas excepciones, se lee en cinco minutos), medicinas carísimas y luego, seré la primera en reconocer su autoridad para opinar.

Madeleine Osterling

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Rosa Bartra: “Si Vizcarra renuncia, resuelve la crisis”

Rosa Bartra: “Si Vizcarra renuncia, resuelve la crisis”