Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:





Ministros: ¡Dejen de pecar!

El Perú es un país permanentemente enfermo, que tiene la desgracia de caer siempre en manos de auxiliares de medicina y no doctores de primer nivel. Una vez más, estamos a merced de advenedizos e improvisados, con el agravante de que no tienen la capacidad para reconocer sus carencias. La soberbia es el peor de los pecados capitales, de la que tienen que confesarse diariamente la mayoría de los ministros. Lamentablemente, el tamaño de su ego es inversamente proporcional a los resultados de sus gestiones.

Un pecador estrella es Edmer Trujillo, el emblemático escudero del presidente Vizcarra.  En entrevista publicada el pasado domingo en El Comercio, al ser preguntado si había evaluado poner su cargo a disposición, con apabullante soberbia contestó: “Si hubiera creído que el cargo me quedaba grande, ya hubiera renunciado”.

Tenía en alta estima al ministro Oliva, sin embargo, me quedé muy sorprendida cuando, ante el válido cuestionamiento a los millonarios montos gastados en consultorías, expresó que “podría discutirse si es necesaria una consultaría para dar el pésame a un trabajador porque el pésame es importante y tiene que darse de manera adecuada”. Jamás esperé una respuesta tan absurda. Debió ser enfático en rechazar este tipo de innecesarias consultorías contratadas con nuestros impuestos y pedir disculpas. Por qué ninguno es capaz de reconocer errores; su respuesta debe haber sido fruto de sesenta segundos de delirante irreflexión. Hubiera esperado un firme rechazo y el inicio de una investigación. Coincidimos con el ministro que está plenamente justificada la contratación de una empresa de ingeniería de primer nivel, para realizar el diseño de la línea 3 del Metro pero: ¿asesoría para dar el pésame? Es una terrible burla a las carencias de los peruanos, absolutamente innecesaria, cae por su propio peso. El pésame es un tema individual, se da con el sentimiento y no con un discurso de paporreta y formas falsas y estudiadas.

Pero la cereza sobre el helado son las respuestas del ministro Bruce en entrevista el sábado pasado a El Comercio.  Sostiene que no le vio ningún vacío al discurso del premier en el Congreso, y que lo importante era obtener la confianza indistintamente del número de votos que le dieran el respaldo. En otras palabras, se trataba de un mero trámite que no agrega valor, y la opinión de los diferentes congresistas le resultaba irrelevante en la medida en que se obtuviera la aprobación. La típica respuesta del escolar ocioso que se conforma en pasar con 11, con el agravante de que él mismo es parlamentario y esta actitud solo refleja el gran desprecio que tiene hacia ese poder del Estado.

“Saber que no se sabe, eso es humildad. Pensar que uno sabe lo que no sabe, eso es enfermedad”: Lao Tsé. Como anillo al dedo para nuestro equipo ministerial.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Odebrecht: fiscales apañan amnesia sobre coimas

Odebrecht: fiscales apañan amnesia sobre coimas