Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:



¿Perú profundo o en las profundidades?

Que la mayoría del país respalde a Martín Vizcarra y la disolución del Congreso no significa que estemos en el camino correcto. El pueblo que hoy celebra es el mismo que se equivoca en las urnas y luego se lava las manos ante su irresponsabilidad. Estamos caminando a tientas, encabezados por un improvisado que, de tanto repetirlo, se ha convencido que respeta estrictamente la Constitución. Solo pudo conformar gabinete recurriendo a su círculo de amigos, en especial al cuestionado Edmer Trujillo. quien sería el gran coordinador de sus alianzas regionales. Comprensible que los mejores cuadros del país no quieran trabajar con un golpista con aires de emperador y no necesariamente por razones principistas, sino porque es conocido que los ministros de este gobierno son unas simples marionetas. Vizcarra decide con su círculo íntimo, fuerza lealtades; él que no obedece, se va.

La entrevista publicada por El Comercio el domingo pasado, lo pinta de cuerpo entero. Su verdad es como la plastilina: moldeable. Dice tener un perfil dialogante y concertador, sin embargo, su relación con el Congreso siempre la ha conducido a través del enfrentamiento y la imposición. Vizcarra nunca aceptó la autonomía del Parlamento, siempre retándolo a mantener “la esencia” de todos los proyectos presentados por el Ejecutivo, vale decir, desconociendo sus facultades legislativas e intentando convertirlo en una simple mesa de partes. Expresa lo siguiente:” Hemos pasado dos denegatorias de confianza por alto (…) cuando pedimos la confianza por la bicameralidad, nos la dieron pero luego distorsionaron nuestro proyecto (…) con la Inmunidad, nos dieron la confianza y no se hizo ninguna mejora.” Evidentemente, omite recordar el Referéndum que vilmente manipuló con la consigna del Si, Si, Si, No. Ese caballero, que utiliza el poder para acallar y atar de manos a sus enemigos políticos, pero se dice respetuoso de las leyes y la institucionalidad, es quien hoy gobierna el Perú, con discurso desconcertante y rumbo desconocido.

Igual ocurre en el caso del TC. Vizcarra afirma: “Nosotros hemos levantado nuestra voz desde el momento que eligieron a los 11 candidatos en media hora”. El proceso se inició en noviembre del 2018 y nunca promovió un cambio en las reglas de juego hasta que se conoció el nombre de los candidatos. Es clarísimo que si se hubieran propuesto a personajes como Ledesma o Espinoza Saldaña, Vizcarra hubiera sido el primero en avalarlos, pues los necesita a la medida para que sigan convalidando sus arbitrariedades. Es tan obvia la manipulación, que solo merece nuestro repudio.

Por su parte, el Congreso se ha ganado a pulso el rechazo de la ciudadanía. Peor escogidos no pudieron estar los Mamani, Ramírez, Ponce y otros que ni conocemos porque su ausencia de trabajo le han quitado toda visibilidad pero el fin, no justifica los medios. Los cálculos políticos cortoplacistas y las vanidades terminarán por darle una mortal estocada a nuestra debilidad institucional.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
A. Mariátegui: “No puede ser que dos simples fiscales le falten el respeto a los magistrados del TC”

A. Mariátegui: “No puede ser que dos simples fiscales le falten el respeto a los magistrados del TC”