Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:





Peruanas de lujo

Hay dos mujeres a las que admiro muchísimo, peruanas que le dedican el íntegro de su tiempo a ayudar al país: silenciosas, perfil bajo, no se jactan de nada pero tienen unos logros impresionantes, simplemente porque le ponen pasión y convicción a sus proyectos. Son indesmayables, a pesar de que la gente de su entorno no es lo solidaria que ellas quisieran. Son el mejor ejemplo de que el tiempo vale más que el dinero y si es tiempo dedicado a tu país, donde cada ayuda cuenta, el beneficio es exponencial.

Luciana Puente es el alma de “En Bici al Cole”. La idea nació en el 2010, cuando recorría Los Caminos del Inca -La Ruta del Salcantay- y se cruzó con niños que caminaban pedregosos caminos, con pesadas mochilas durante horas para llegar a sus colegios. No solo es un desgaste físico brutal para niños posiblemente desnutridos y anémicos enfrentando un clima inclemente, sino la erosión emocional, el abandono, las miles de horas pérdidas. ¡Cuadro más trágico, imposible! Evidentemente son niños que asisten al colegio una o dos veces por semana, en un acto de absoluto heroísmo.

Luciana, que ha trabajado toda su vida en programas de responsabilidad social, no dudó un instante en implementar un programa de donación de bicicletas, para paliar esta terrible carencia a la que el Estado le ha dado la espalda. No es fácil conseguir los fondos, pero su tenacidad y positivismo son admirables.

Hace unas semanas, y en colaboración con la Universidad de Tecnología e Ingeniería UTEC, han desarrollado unas baterías que se instalan en las bicicletas y se cargan con el pedaleo de los niños. Estas baterías les sirven para dotar de energía sus hogares (muchos no tienen acceso a electricidad) y poder estudiar cuando regresan del colegio.

No es difícil imaginar que a estos niños y sus familias les ha cambiado la vida por la maravillosa iniciativa de UNA peruana solidaria, comprometida, incansable, cuya única compensación es hacer el bien.

Fina Camet creó Splash. Una Asociación que tiene como objetivo sensibilizar a estudiantes de tercero, cuarto y quinto de media para que desarrollen proyectos de responsabilidad social. Tiene la especial virtud de brindarles herramientas de gestión y liderazgo para que los chicos puedan investigar e identificar las necesidades de su entorno, vale decir, que salgan de su burbuja y tomen conciencia de las miles de carencias. Este año participan 170 colegios. La Salle, colegio ganador del año pasado logró reducir la anemia en los escolares del colegio Santiago Apóstol de Carabayllo en un 64%. Aquello que el gobierno no ha logrado, ni siquiera en un 1%, a pesar del inmenso presupuesto que ha destinado para ello. Un escolar puede ser mucho mas eficiente y productivo que un inmenso y burocrático equipo del sector público.

A propósito del articulo publicado en Semana Económica el 26 de abril pasado sobre la composición de los directorios en el Perú, sería un privilegio para cualquier empresa tener a cualquiera de estas dos valiosas mujeres, emprendedoras, como directoras independientes. ¡Es tiempo de romper las argollas!

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Aráoz sobre Salaverry: “Representa a todo el Congreso, no sus intereses personales”

Aráoz sobre Salaverry: “Representa a todo el Congreso, no sus intereses personales”