Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:



Vivimos en la bruma: informados por pirómanos disfrazados de bomberos

No nos resistimos a la tentación de censurar lo mal representados que pudimos haber estado en la gira presidencial a Lisboa y Madrid, esa inmensa y costosa delegación, la frivolidad de los eventos, las arduas jornadas de nuestras congresistas Montenegro y García en el “Mall”, o en los besamanos en ARCO y en El Pardo. Fascinados todos, mientras el país convulsionaba. Haberle estrechado la mano a Felipe VI y la foto de rigor, será motivo de orgullo por generaciones. Sin embargo, el gran absurdo de nuestras complejas mentes latinoamericanas es que esta semana brillamos en Toronto, en la convención minera más importante del mundo (PDAC), pero el rebote en medios ha sido casi inexistente. Hoy, hay que apellidarse Lescano o Chávarry para ocupar portadas y atraer interés nacional.

Para los millones que no se enteraron, somos un best seller para la inversión minera a nivel mundial. Según el Índice Fraser,  hemos pasado del puesto diecinueve al catorce en competitividad, básicamente por nuestros bajos costos de producción reflejados en el alto contenido mineralizado del territorio, energía barata y accesible, y abundancia de personal calificado. Tres proyectos: Quellaveco, Zafranal y Minas Justa, magistralmente presentados, fueron emblemáticos ejemplos que esta industria da grandes frutos para sus inversionistas y el país. El apetito es insaciable, pero tiene que ir acompañado de un Estado, socio y aliado, que allane camino y brinde respaldo permanente, especialmente en materias sociales.

Afortunadamente, tuvieron la sabiduría de invitar a los combativos gobernadores regionales de Tacna y Moquegua, para que sean testigos de excepción, del compromiso y apuesta por el país que ellos tienen la obligación de apoyar. Habrá que rezar para que la magia del evento no se desvanezca apenas pisen suelo peruano.

El ministro Ísmodes presentó una propuesta de visión de la minería al año 2030. La describió como: una actividad inclusiva, integrada social, ambiental y territorialmente en un marco de buena gobernanza y desarrollo sostenible. Competitiva e innovadora, gozando de la valoración de toda la sociedad. El desbordado optimismo del MEM me deja una suerte de sinsabor, sin embargo, como bien diría el intelectual uruguayo Eduardo Galeano: “La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”.

En este escenario, lo que está ocurriendo en Las Bambas es inaceptable. Asesorados por un grupúsculo de temerarios itinerantes, las comunidades han bloqueado la carretera, desde hace trece semanas, desconociendo todos los generosos acuerdos adoptados con la empresa. El Estado de Derecho hace años que desapareció en esta localidad, toca al gobierno demostrar, en la cancha, su verdadero compromiso con la inversión privada.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Vela no descarta que Odebrecht haya dado “pagos indebidos” a Nadine por Gasoducto

Vela no descarta que Odebrecht haya dado “pagos indebidos” a Nadine por Gasoducto