¿Maíz a la gallinas?

¿Maíz a la gallinas?

Lo ocurrido en Desaguadero, donde una parte de la población ha impedido al Ejército peruano izar el pabellón nacional, resulta inadmisible. Evidencia incompetencia y cobardía del comando militar local; y reconfirma la eventual complicidad con el movimiento separatista aimara del gobierno de Boluarte. Por lo mismo urge que el Congreso reaccione con energía.

Bajo impulso y financiamiento del narco socialismo de Evo Morales, Puno se ha convertido en el gran foco sedicioso que atenta contra el Estado de Derecho y pretende escindir el territorio patrio para crear una “república sur” anexada a Bolivia, a la cual le ofrecen una salida soberana al mar invadiendo suelo peruano. Todo bajo la teoría del supremacismo aimara.

Dicho proyecto lo denunciamos constitucionalmente a raíz de las declaraciones de Pedro Castillo a CNN, pero una resolución cretina del TC nos descalificó. Asimismo la Dircote, mediante Informe 175-2022, denunció la invocación a la secesión del país precisando como cabecilla a Vladimir Cerrón, pero la Fiscalía no actuó con la diligencia debida. Así, tras la violencia desatada entre diciembre y febrero últimos Puno está en emergencia, sin embargo Sendero (vía el Fudepp) controla a la población, mientras la PNP y el Ejército vergonzosamente se han replegado a sus cuarteles; y peor todavía, están amedrentados y humillados después del asesinato público de seis soldados.

Aceptar que una mesnada de subversivos impida honrar el pabellón nacional tiene varias connotaciones: atenta contra el mandato constitucional, deshonra un símbolo patrio, cede ante el terrorismo, revela falta de trabajo de Inteligencia, expone cobardía del comando y es un mensaje de rendición ante el separatismo. Peor aun, el comunicado del Comando Conjunto es una vergüenza total: patentiza lo que ya sabemos, que el Gobierno no respalda políticamente el uso de las armas de la república, obligando a un pacifismo patético.

La frontera altiplánica es tierra de nadie, en cualquier momento las autoridades pro bolivianas pueden ir a cabildo y separarse del Perú. Frente a eso cabe exigir el reemplazo del PCM, el ministro de Defensa, el jefe de CCFFAA y el comandante y la guarnición de la plaza puneña. Entre tanto, deben usarse las armas a discreción: se trata de una guerra no convencional e inevitablemente habrá muertos. Asumámoslo. Peor es perder el sentido del honor y la integridad del territorio nacional. En cuanto a los militares jamás pensé que habría necesidad de preguntarles: ¿reaccionarán o habrá que tirarles maíz como a las gallinas?

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitterInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.