Mal gobierno = delincuencia + corrupción

Mal gobierno = delincuencia + corrupción

Un descomunal y mortífero derrame de petróleo frente al cual el régimen de “no más pobres en un país rico” hace lo de siempre: nada. No se sabe quién es realmente el responsable ni conocemos de sanciones drásticas, solo el ofrecimiento de canastas de comida por parte de Repsol, anunciadas por la premier, ¡plof! La autoridad, la OEFA, es débil. El reputado mar peruano sufre y se infarta.

La Comisión de Ética del Congreso exculpa al agresor –congresista, premier entonces– que le espetó a la parlamentaria Patricia Chirinos: “solo falta que te violen”. Diez representantes de varias bancadas, incluida la fujimorista y otras democráticas, son fieles exponentes del “macho machote”. “Me Too” enmudeció. Le creen al bravucón, como si las mujeres inventáramos semejante inmundicia. Peor aún, Ética investigará a Chirinos por mandar al carajo (con razón) a Pedro Castillo. Antes debieron averiguar las acepciones de carajo.

Un país que vive aterrorizado por la delincuencia. Bandas en motos o a pie nos desvalijan, matan, hieren. Es un desmadre de atracos, navajas y ajustes de cuentas. La carencia económica, la falta de empleo y el creciente narcotráfico son el telón de fondo. Ante ello el régimen permanece ajeno, ni se inmuta. Encima el ministro del Interior está en pelea firme con el jefe de la Policía Nacional. Los hampones de fuera ven al Perú como una buena plaza para ‘invertir’, como si no nos sobraran los locales.

En efecto espejo, al interior del gobierno la corrupción campea y triunfa. El caso Petroperú es una maraña de ratería y compadrazgo que nos lleva de Karelim a Pedro Castillo como por un tubo. El dúo tiene sus operadores: Bruno Pacheco y Hugo Chávez (gerente general de Petroperú). La muy ‘achorada’ Karelim no aguanta pulgas. No declara ante la Comisión de Fiscalización del Congreso. Chávez dice no conocerla, que solo sabe que es experta en teletones, la misma memez sostiene Pacheco.

Pero la ‘teletonera’ llega a Petroperú donde está Chávez, también a Palacio de Gobierno donde se reúne con Castillo y Pacheco, aunque el primero lo niegue. Karelim López es una Bonnie ‘perucha’ con muchos Clyde. Nada la afecta, todo la protege. En una entrevista sosa, Pedro Castillo declara que fue a la casa de Breña “por asuntos de carácter familiar”, no trató de política.

El mandatario nos miente sin asco. ¿Qué hacían Karelim, el ministro de Defensa y otros en esa vivienda? No lo explica, no se lo preguntan. Quiera dios que en las próximas entrevistas a Castillo se le interrogue por qué cantaban el himno senderista en una reunión de Conare Sutep, el organismo de fachada de Sendero. Despejaría una incógnita.

Una gran algarabía de medios amigos del Gobierno por el archivamiento fiscal del caso de fraude electoral denunciado. Ojo, son varios. La fiscal no llamó a los denunciantes, no pidió a ONPE que abriera el padrón. Una farsa más. Pero se celebró mediáticamente.

Hoy Lourdes Flores, Mario Vargas Llosa y, excandidatos presidenciales, están siendo investigados por Fiscalía por atentar contra la seguridad nacional al denunciar un fraude electoral. Mientras, el mandatario levanta un ave llena de petróleo como si fuera un trofeo. Repulsivo. Que el repudiable derrame de hidrocarburo no nos nuble la visión como a Castillo.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.