Marcos Ibazeta Marino

Acerca de Marcos Ibazeta Marino:



Ambiente inestable y convulsión electoral

A través de esta columna siempre hemos apostado por el respeto a la institucionalidad, pero sometida a un eficiente, oportuno y efectivo sistema de control para mantener la solidez del Estado de Derecho y erradicar cualquier atisbo de arbitrariedad o deseos de concentración de poder que lleva indefectiblemente a una dictadura.

No podemos los peruanos darnos el lujo de actuar por rencores, rencillas, odios, egoísmos y emociones para definir cuestiones de Estado mandando de vacaciones a la razón que exige mucho discernimiento sobre lo que conviene o no conviene bajo determinadas circunstancias.

Se desató la ira social contra el Congreso en un escenario de corrupción que alcanza a casi todos los que están o han estado involucrados en política, alcanzando las sombras de la ilegalidad a empresarios, gobernantes centrales, regionales y locales y demás etcéteras.

Se torció la razón y se convenció a la mayoría de los peruanos que los causantes de nuestra eterna tragedia de inestabilidad era el Congreso, hasta que este fue disuelto. Ahora vemos el circo de costumbre en el cual, los disueltos, oficialistas y no oficialistas quieren mantener su cuota de poder, para lo cual se las han ingeniado para ocupar los primeros lugares de cada lista para ser favorecidos con el voto preferencial. ¿De qué sirvió la disolución del Congreso si vamos a tener más de lo mismo?

El Ejecutivo no las tiene todas consigo. Ya no está el Congreso a quien culpar de sus ineficiencias. Ya tuvo que separar a dos ministros del Gabinete por actos reñidos con la ley y la moral. Tenemos al titular de la PCM justificando un pago de cientos de millones a la empresa más corrupta y corruptora del continente que destrozó la moral pública en el Perú, a cambio de información que ella manipula a su antojo y sin garantía de futura solvencia porque está a punto de entrar en quiebra. El mismo titular de la PCM aparece en sendas conferencias de prensa defendiendo a su ministro que sostiene que no se puede prescindir en el Perú del concurso del malhadado club de la construcción porque no tendríamos otras constructoras para las obras públicas, ofendiendo groseramente la inteligencia del pueblo.

La Fiscalía sigue golpeando solo en una dirección, contra los adversarios del régimen, lesionando el principio de igualdad ante la ley, filtrando información negativa en circunstancias de contexto para los investigados o procesados; pero no se hace nada contra el oficialismo que está tanto o más contaminado por los mismos hechos imputados a los rivales. El Perú no se merece esto.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Se pierden miles de bonos para casas de policías y militares

Se pierden miles de bonos para casas de policías y militares