Marcos Ibazeta Marino

Acerca de Marcos Ibazeta Marino:





Control del poder

Durante la última semana traté de hacer una medición de racionalidad y razonabilidad política a través de mi cuenta en la red. El método fue muy simple: frente a la arremetida masiva de los medios de comunicación contra el Congreso, me permití postear publicaciones aisladas que iban a contracorriente procurando analizar el medio ambiente generado. El resultado fue descubrir que la población peruana se ha dividido en barras bravas que no solo se agreden entre sí, sino a todo aquel que se cruce en el camino con ideas contrarias, es decir, en las que la psicología individual ha sido subyugada y anulada por una psicología colectiva que los empuja a actuar como una masa contra otra sin darse cuenta que su escenario de confrontación es tan pequeño que permite una manipulación de fuerzas en los demás espacios de un escenario mayor. El problema que hemos tratado de poner en la mesa de análisis es la concentración de poder.

Siempre hemos exigido el máximo rigor en contra de los que han delinquido y el juez Carhuancho sigue en lo suyo, lo que nadie le puede cuestionar, pero resulta evidente que a la fecha, las salas superiores han creado un escenario contrario contando, inclusive, con una sentencia extraña del Tribunal Constitucional.

El primer paso fue asegurarse el control del Poder Judicial mediante los audios que todos conocemos, con los cuales ha demolido no solo a jueces corruptos, sino a una red de empresarios y funcionarios del más alto nivel. Por esa razón es que ahora nadie cuestiona a los integrantes de la Corte Suprema, pues todos, según lo dijo uno de sus miembros, sabían desde hace una década quién era Hinostroza, como tampoco se dice nada sobre la postración funcional de la justicia.

El siguiente paso fue la destrucción de la oposición en el Congreso, objetivo casi logrado, lo que hace inútil continuar con la confrontación porque el camino ya quedó allanado, ¿para qué?, no lo sabemos.

Luego con la judicialización de la política o la politización de la justicia, se generó un escenario de impunidad que se está convirtiendo en un factor de negociación para manipular la conciencia pública con el control de medios de prensa.

Solo falta la Fiscalía porque las demás instituciones ya están tomadas.

La interrogante es: ¿quién detenta el poder en el Perú? Nuestra historia nos dice que todo el poder en pocas manos a nada bueno nos ha conducido.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
La Interoceánica Sur no tuvo aprobación técnica

La Interoceánica Sur no tuvo aprobación técnica