Marcos Ibazeta Marino

Acerca de Marcos Ibazeta Marino:





Desmadre institucional y cero anticorrupción

En artículos anteriores hemos venido señalando que la casi nula institucionalidad en el país podía tener funestas consecuencias políticas y sociales. Lamentablemente el tiempo nos ha dado la razón porque hoy, con todo lo ocurrido en el tema anticorrupción y la crisis moral en todos los sectores estatales y, especialmente, en el sistema de justicia, no solo se dan los presupuestos históricos para la génesis de golpes de Estado y de autocracias, sino también del surgimiento de la anarquía social cuando el pueblo, empujado por ideologías disímiles pero concordantes en su rechazo a la inmoralidad reinante, comienza a tomar las calles impulsando el repudio hacia toda autoridad estatal, generando desórdenes y caos, promoviendo paros laborales y también regionales y locales; porque la furia social elimina toda racionalidad convirtiéndose en un impulso emotivo que puede traer consecuencias autodestructivas en lo político y en lo económico.

Es verdad que en las denuncias sobre corrupción existe un soterrado juego de poder para buscar sanciones contra los rivales pero sin tocar a los amigos. Lo ocurrido con el caso Odebrecht, Lava Jato y otros, con la pésima actuación de la Fiscalía y peor respuesta judicial con el apoyo irregular de un TC convertido en instancia judicial, es una muestra palpable de lo que afirmamos.

Lo deleznable de esta situación es que el país está infestado de “chuponeadores” que impunemente se meten en la vida privada de todo el mundo para luego hacer público lo que no tiene esa calidad y, aunque las interceptaciones de jueces y fiscales cuyas conversaciones han provocado este escándalo nacional que pone la cereza al pastel, han motivado que el presidente de la República se anime a llevar adelante una reforma que no debe circunscribirse al sistema de justicia sino a todo el aparato estatal, no podemos dejar de lado esa información cuando atañe a los intereses nacionales y a la moral pública.

Lo único que debemos cuidar es que el escándalo no sea utilizado para que algún sector adquiera un poder hegemónico tanto el sistema de justicia como en el poder estatal en general, porque siempre hemos venido denunciando la infiltración y el poder por parte de la ultra y de los revolucionarios de café en los últimos gobiernos.

Que se erradique la corrupción de cualquier lugar y respecto de cualquier sujeto, amigo o enemigo, pariente o no pariente, pero que esto sirva a toda la institucionalidad y no a cualquier grupo hambriento de poder.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Adendas facilitaron robo en Tren Eléctrico

Adendas facilitaron robo en Tren Eléctrico