Sin liderazgo moral, todos bajo sospecha

Sin liderazgo moral, todos bajo sospecha
  • Fecha Jueves 13 de Febrero del 2020
  • Fecha 3:10 am

En nuestra columna de la semana pasada expresamos nuestra alarma por lo que denominamos un atragantamiento del poder por parte del Ejecutivo, léase presidente Martín Vizcarra, desde donde, actuando con brillante estrategia cuya ejecución se facilitó con una oposición que jamás estuvo a la altura de las circunstancias, ha conseguido el control de todas las instituciones del Estado, así como el apoyo incondicional de casi toda la prensa donde las excepciones se cuentan a gotas; pero sin contar con una política de Estado, ni planes coherentes con ella para su ejecución en el corto, mediano y largo plazos, de modo que el país se encuentra a ciegas, sin rumbo definido, con la delincuencia campeando por todos lados, una economía casi helada, y todos los peruanos confrontados, con mucha dosis de odio y resentimiento, en bandos alineados a determinados grupos e ideologías políticas.

Parecemos un país con gente sin rumbo y sin liderazgo, ni material ni moral, lo que nos puede conducir a un desastre que, por sus dimensiones, es mejor no imaginarlo.

Con la investigación de los llamados cuellos blancos, a partir de grabaciones filtradas a la prensa, la toma del sistema de justicia a partir de la fiscalía se consumó muy rápidamente. A partir de allí el grito de batalla del Presidente fue “la lucha contra la corrupción” y comenzó la cacería, pero básicamente de los opositores al régimen y de todo lo que significara fujimorismo y aprismo.
Con el escándalo Odebrecht que “ponía y sacaba presidentes”, se puso de moda la persecución penal por aportes de campaña que sin existir tipo penal alguno que lo calificara como delito, se incluyó en el catálogo penal como lavado de activos y se envió a la cárcel a los unos mientras que, a los otros, más amigos del régimen, se les mantiene a buen recaudo porque se mantienen ciegos, sordos y mudos, es decir, ya no son nada.

La inmunidad parlamentaria ha sido cuestionada porque los congresistas, por un pésimo concepto de espíritu de cuerpo, entorpecían el levantamiento de inmunidad de congresistas abiertamente involucrados en actos de naturaleza delictiva.
Ahora todos piden la eliminación de la inmunidad parlamentaria, sin la cual será imposible que un congresista ejerza funciones de fiscalización, tanto como el Presidente y los ministros si no estuvieran protegidos con similar derecho, no podrían gobernar el país; pero nadie quiere razonar sobre este tema y hemos entrado a la grita emotiva renunciando a toda racionalidad.

Sin embargo, ya sin congreso obstruccionista, el Ejecutivo ha entrado en un proceso de descomposición y resquebrajamiento moral porque sus ministros y funcionarios tienen pies de barro y muchos, casi todos, tienen que ver con Odebrecht, y no en relaciones transparentes. Es como si el control del poder buscara más construir un cerco sólido de impunidad. El Presidente no está siendo coherente con su prédica y esto sí preocupa.



Top
Coronavirus en Perú: Minsa informa que hay 852 infectados; 181 más que ayer

Coronavirus en Perú: Minsa informa que hay 852 infectados; 181 más que ayer