Mariella Balbi

Mariella Balbi

SOBRE EL VOLCÁN

Acerca de Mariella Balbi:





ALGO SE PUDRE EN EL ‘VIZCARRATO’

La información sobre nuevas coimas de Odebrecht, publicada por el periodista ecuatoriano Andersson Boscán, debilitó enormemente al régimen de Vizcarra; además de la declaración del fiscal Hamilton Castro, ex Lava Jato, indicando que la empresa brasileña coimeó y sobornó ¡en 20 proyectos! Queda claro que: 1) los fiscales Vela y Pérez conocían estos reveladores datos, pero decidieron omitirlos del acuerdo con Odebrecht, incluyendo solo cuatro baratijas de proyectos por los que la empresa pagará ridículos $200 millones si no quiebra. 2) IDL –brazo derecho e izquierdo de los mal llamados fiscales anticorrupción– sabía todo y también calló. Urge conocer a cambio de qué se decidió ese ominoso silencio y establecer responsabilidades ya.

La troika gobierno, fiscalía anticorrupción e IDL, aliada a medios politizados, se marchita, pese al embate de injurias y acusaciones que propala la prensa adicta. El ataque contra un fiscal y un vocal supremos vinculados a la casación de KF formará parte de la historia de la infamia. El cargamontón mediático los volvió sospechosos y culpables. El fiscal resistió y  el vocal, presionado, terminó inhibiéndose. La troika no soporta a KF en libertad.

En los corrillos del despacho de la Fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, comentan su evidente preocupación. “La doctora no se ríe”, mencionan. Le regalaron 17 puntos para que llegue a ser suprema, hecho que debe investigarse. Igualmente, la semana pasada, en la Junta de Fiscales Supremos, a la que faltó Pablo Sánchez por el Parkinson que padece, se acordó citar a los fiscales Vela y Pérez para que respondan sobre este desaguisado que beneficia tanto a Odebrecht.

Ahí no valdrá la sopa de letras de estos fiscales investigados por control interno. Han soslayado la posibilidad de realizar adendas para incluir los nuevos casos. Pero no sería el parecer de los fiscales supremos. Probablemente, como no habrá explicaciones satisfactorias, se producirá un recambio.

La arbitrariedad de dos fiscales anticorrupción propició el suicidio de Alan García y “se volvió” –como en el karma– contra Vizcarra. Perder el control férreo de la Fiscalía enerva al gobierno. La persecución a los congresistas fujimoristas y la coacción a quienes quiere coaccionar no será tan fácil y abusiva como hoy. Y Chinchero, Club de la Construcción, incluida la carretera San José de Sisa, donde un colaborador implica a un expremier, y otros casos podrán ser investigados.

Como los dictadores, Vizcarra vive ávido de poder. Sus recientes declaraciones sobre la futura  “reestructuración de las presidencias de las comisiones del Congreso” constituyen una injerencia inaceptable. Perder el control de la mesa directiva lo pone en un disparadero. Cerrar el Parlamento será tan celebrado como la toma de La Bastilla. Pero después vendrá la cárcel para él y los ministros firmantes. Otro parteaguas es si Tía María va o no. El tic tac corre presuroso. Pobre Perú.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército

“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército