Mariella Balbi

Mariella Balbi

SOBRE EL VOLCÁN

Acerca de Mariella Balbi:





Cayó el telón, el factor Chávarry

Menos de la mitad del Congreso le dio el voto de confianza al nuevo gabinete. Un respaldo deslucido y ralo. La exposición del Premier no afrontó los acuciantes problemas del Perú, tampoco planteó alternativas concretas para enfrentarlos. Del Solar –alguien sin experiencia de gobierno– perdió la oportunidad de mostrarse como un político con capacidad de gestión.

A dos años y medio de gobierno ‘pepekausa’ los buenos deseos de un Ejecutivo débil no sirven ni bastan. Y nuestro país, tal vez el Premier no lo ha notado, se cae a pedazos: sus colegios, sus hospitales, su bienestar.

Vaya usted a saber quién aconsejó al primer ministro ser confrontacional en su presentación. Grave error. Si quiso acercarse a la izquierda, una parte de esta lo ‘choteó’ y le retiró la confianza. Ser urticante con el fujimorismo y el APRA ‘le devolvió’ al Premier una votación anoréxica. Los asesores que rodean al régimen creen que este se puede pasar cinco años denigrando a la oposición, sepultando la única alternativa viable: la concertación.

Pero la gente ya está cansada y tonta no es. El raído apoyo en el Congreso se reflejará en las encuestas donde ya comenzó ‘el cuesta abajo’. Que el Premier no incidiera sobre Las Bambas, la informalidad o las millonarias consultorías fue un error político. Y criticar la decisión del Congreso de archivar la acusación constitucional contra el fiscal Pedro Chávarry, un despropósito.

Al primer ministro no le gustó esta votación de otro poder del Estado, piña pues. La democracia son votos. No se rige por caprichos ni intenciones oscuras. Resulta evidente la injerencia política en el Poder Judicial y en la Fiscalía. Lo que no se lee bien es por qué el Ejecutivo reactiva el ataque contra Chávarry, a quien obligaron a renunciar a la Fiscalía de la Nación.

En los videos que muestran el ingreso a las oficinas lacradas en la Fiscalía, Chávarry no participa. Aparece cuando deja su despacho. Nadie es tan tonto como para no saber que hay cámaras en sus pagos. Pero cierta prensa ya lo condenó. Ahora es, nuevamente, el demonio de Tasmania, el monstruo de la laguna. Todo muy siniestro.

¿Por qué demoler más a quien ya se masacró? El caso Cuellos Blancos es una historieta de poca monta, donde Chávarry no tiene arte ni parte. El inventado vínculo con el fujimorismo no se puede demostrar. Pero Chávarry sigue siendo peligroso para el régimen.

Tal vez la razón esté en el caso Chinchero, donde está involucrado el Presidente. Cuando dirigió la Fiscalía, Chávarry retiró del caso al fiscal Pérez por su lentitud en los resultados, encargándoselo a otro magistrado. Esperemos que no haya presiones. En la Fiscalía hay miedo para actuar y se pierde la independencia.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército

“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército