Columnista - Mariella Balbi

Retrato de un gobierno dictatorial

Mariella Balbi

19 oct. 2019 03:00 am
A+

Vizcarra ya maneja el país a punta de decretos de urgencia, típico de gobiernos antidemocráticos. Manifestó que los usará lo menos posible, una mentira universal. Nos ha impuesto un régimen de facto, inusual, anormal, ilegítimo. Y aunque no respeta la ley, menos la Constitución, ha capturado, siempre con malas artes y oscuros propósitos el aparato judicial, el militar, además del manejo del Ejecutivo y del presupuesto nacional, dinero de todos.

Al no haber contrapesos ni vigilancia, el gobierno de Vizcarra se volvió ‘rompón, típico de dictaduras. Anuncia dará más subsidios para viviendas sociales. Asimismo, el Ministerio de Transportes quiere usar nuestros recursos y que la Líneas 3 y 4 del metro de Lima se hagan como obra pública. Dizque sale más barato, vaya argumento. Conocemos en qué termina esto. Súmele decretos tributarios de urgencia y el decreto de urgencia 004-2019: “Establecen medidas extraordinarias que contribuyan a estimular la economía a través del gasto público”.

La llamada opinión pública, el pueblo tan invocado por Vizcarra, sigue ‘cojudeado’ como dicen en el norte. Ha pasado por muchos psicosociales con ayuda de los medios partidarios del régimen. Nadie sale indemne de una campaña de demolición de la prensa nacional. Son dignas de análisis, convirtiendo al periodismo en el más vil de los oficios.

El control político del aparato judicial es fuerte. Cada magistrado tiene su expediente con sus debilidades anhelos e inconductas. Primero capturó la Fiscalía y luego el Poder Judicial. La Sala Suprema, el Tribunal Constitucional se convirtieron -con desvergüenza- en partidarios del régimen. El ponente para que el TC de pase o no al tema del golpe de Estado es un magistrado ‘recontra gobiernista’ que además adelantó opinión, despachándose a su gusto. Otra magistrada es “antichina”, otro gobiernista y humalista y por supuesto, “antichina”, tambien. La Fiscalía es ya no ya. Sus dos fiscales protagónicos critican duro y parejo a sus superiores. Nada pasa. Imagine a un coronel diciéndole la ‘velaverde’ a su comandante general, terminaría con muchos días de rigor. O a un director de ministerio diciéndole su vida y milagros al ministro.

La ley firmada en el 2000 por Paniagua-García Sayán establece claramente que el Fiscal de la Nación debe asumir la investigación contra los fiscales supremos. Se violará la ley con los tres los comprendidos en el caso Los Cuellos Blancos, los investigará un par. Típico de dictaduras. Han puesto a la Fiscalía al servicio del régimen, desinstitucionalizándola.

El aturdimiento electoral es otro rasgo de gobiernos golpistas, en tres meses votaremos ‘a la prepo’, y al igual que con la acciones del Ejecutivo, sin la garantía de transparencia. La cereza: antes de asumir, la ministra de Economía dejó firmado un sueldo de 25 mil soles para los rectores, incluido su padre, integrante de la Junta Nacional de Justicia. Típico de dictaduras.

Post Relacionados

Preocupante incremento del Covid-19

El sacerdote y médico Raymond Portelli realizó una colecta en Iquitos, -ciudad flagelada por el coronavirus-, reuniendo un millón y medio de soles para comprar una planta de oxígeno. Esa carencia es la principal causa de muerte ahí. Días después, el ministro de Salud llegó con escasísimos 60 balones y fue abucheado con razón. El

No nos culpabilicen

Un mandatario suplente como Martín Vizcarra –no fue elegido y gobierna desde el 2016–, que dio un golpe de Estado disolviendo arbitrariamente el Congreso (por más que cuatro cuestionados miembros del TC lo avalaran), no puede culpabilizarnos diciendo que nos contagiamos vertiginosamente y morimos por incumplir la irreal cuarentena que nos ha impuesto. Menos aún

Traficando con la vida

El COVID-19 asola al mundo y nos deja inermes frente a la muerte. Son más los gobiernos que cometen yerros al enfrentar la pandemia, menos los que tienen aciertos. Las medidas para combatirlo son conocidas: distanciamiento social, lavado de manos, mascarilla y toma masiva de pruebas moleculares (PM) para cercar al Coronavirus. Solo así podrá