Mariella Balbi

Mariella Balbi

SOBRE EL VOLCÁN

Acerca de Mariella Balbi:



Un morado fiasco

La imagen de un político corriendo de un incendio ocurrido en un almuerzo romántico es no solamente bochornosa, sino indigna. El personaje en cuestión siempre dio la impresión de alguien falsete, producido, ¿digitado?, presentándose con una sonrisa que, por lo fingida, probablemente le acalambraba el rostro.

Con esa careta quería venderle a los incautos que él era lo nuevo en la política peruana, quien realmente renovaría la decadencia en la que viven los llamados partidos tradicionales. Algo difícil de digerir porque es evidente que era el alfil de Ollanta Humala, y ahora el socio de Martín Vizcarra.

Su ‘bitute’ romántico, bastante cursi, terminó en incendio. Aquel que pretendió ser presidente y liderar un partido político desapareció para que no se ventilara su amorío. Un mago de la clandestinidad a quien se le quemó el pan en la puerta del horno. Mentiroso además porque declaró que voló raudo para conseguir un extinguidor, cuando en cada piso del edificio en cuestión había uno.

Mendaz y también limitado para pensar que la opinión pública le creería. El dirigente morado se autodestruyó como posible líder nacional. Lo más desopilante de esta indigesta historia son las vergonzosas e inútiles justificaciones de su reprobada conducta.

Miembros de su partido y guías espirituales lo trataron de lavar, embarrándose ellos también.

Lo saludable de esto es que vimos en su total esplendor la doble moral de un sector político que se presenta como el estandarte de la ética y la virtud, siempre con un grupo de medios de prensa de comparsa. Algunos de ellos no publicaron ni una línea del condenable desaguisado.

Argumentos como que presidentes gringos fueron ‘sacavuelteros’, soslayando la bajeza de no enfrentar un incendio, o que lo ocurrido no es tan grave frente a otras situaciones nos muestran a políticos acomodados y laxos cuando conviene. Un grupo de sus invitados quiere arrebatarle el partido, destronándolo en el liderazgo por Salvador del Solar. Se viene una guerra gorda.

Con personajes así no habrá renovación de la política. No se puede fustigar de deshonestos a los competidores y bendecir al líder de turno que los cobijó en una lista parlamentaria. Se entiende por qué avalaron el golpe de Estado del 30 de setiembre.

Todo es conveniencia personal, la práctica política se redujo a un individualismo cínico. Ahora queda claro que todo lo que aconteció: ‘Cuellos blancos’, referéndum, golpe, campañas mediáticas de demolición, copamiento de los poderes públicos, fue diseñado para licuar a los partidos y desacreditar a sus dirigentes.

De esa manera buscarán manejar a la gente inexperta, sin militancia, que llegará al Congreso, y controlar a este desacreditado poder del Estado. Viviremos en las tinieblas y querrán adocenarnos con que hay democracia. Constituyente, reelección; nada está descartado.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Yehude Simon cumplirá detención preliminar en la Prefectura

Yehude Simon cumplirá detención preliminar en la Prefectura