Mariella Balbi

Mariella Balbi

SOBRE EL VOLCÁN

Acerca de Mariella Balbi:





Un presidente incapaz

Juan, un joven vendedor de corazones de alcachofas, se lamenta de no haber vendido nada durante el día. Utilizando sus dotes de comerciante informal logra que un cliente le compre toda su mercadería: cinco bolsitas. Suman 25 soles. Multiplicados por 30 días y sumándole una suerte increíble para una venta constante, Juan ganaría mensualmente insignificantes 750 soles. Igual que miles de peruanos (las mujeres reciben menos) que no tienen trabajo y menos un futuro. Uno pensaría que siendo de provincias, donde todo es más precario, el Presidente Vizcarra tendría mayor sensibilidad e interés por este grupo de compatriotas.

En un país como el Perú, los gobernantes están obligados a velar por los que menos tienen, desposeídos durante décadas. El anémico crecimiento económico no le preocupa. Lanza cifras falaces sobre los hospitales que hará y miente. No hay un solo nosocomio nuevo, menos un proyecto locomotora. No ha hecho nada. Su gobierno no sabe gastar y lo peor es que no le interesa. Totalmente ajeno al drama que viven los peruanos de escasos recursos, el penoso asunto no es con él. Solo invierte su tiempo en conspirar y en destruir la institucionalidad del país. Pretende imponer su inútil proyecto de adelanto de elecciones. Acude a la Conferencia Episcopal (no lo invitaron) para que los obispos, a través de sus párrocos, apoyen la descabellada iniciativa. Pero le dijeron nones. Le mencionaron sí, el abandono de la reconstrucción del norte, el minúsculo gasto ejecutado; Tía María y la violencia que observa la iglesia. Vizcarra se lavó las manos, tampoco tenía nada que decir. Los peruanos vivimos todo el día ‘estupidizados’ con el cierre o no cierre del Congreso. Los medios son el partido político del gobierno y la Fiscalía su órgano de persecución, como en las viejas épocas montesinistas.

Normalmente, las declaraciones de la vicepresidenta el domingo pasado hubieran sido titulares, solo merecieron una nota pequeña. Entretanto Barata, con la anuencia de los fiscales anticorrupción, nos toma de idiotas, declarando que nunca coimeó en el Gasoducto. Con ello se busca sacar a la dupla Humala-Heredia del cargo de corrupción de funcionarios. ¿Estarán presionando a la jueza que homologó el acuerdo con Odebrecht? Probablemente la empresa brasileña cobre el dinero que no le corresponde, pero nos distraen de ello. Vizcarra protesta porque el atrabiliario fiscal Pérez pide revocar la prisión domiciliaria de Kuczynski por reunirse con Carlos Bruce y Mercedes Aráoz. Pero no dice nada cuando la prensa del régimen detalla las reuniones de Keiko Fujimori con sus congresistas, hecho tildado de delito por Pérez. Ahí no se denuncian excesos fiscales. El sur es un polvorín, viene una Asamblea de los Pueblos. Con sus actos Vizcarra apoya a los radicales. Si no puede gobernar y no le gusta la democracia, por qué no renuncia.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército

“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército