Mario Núñez

Mario Núñez

EL QUIJOTE

Acerca de Mario Núñez:



¿El Apra nunca muere?

Soy un peruano común y corriente, un Quijote, un Juan Pueblo, un luchador social con un inmenso amor a la patria. Sin embargo, en estos momentos de enorme dolor que embarga los corazones de la familia del ciudadano García, no haré escarnio, juicio ni condena, más bien haré mías las palabras de Haya de la Torre “…a un enemigo caído ni una palabra de ofensa”.

¿Qué ocurrirá ahora en la Casa del Pueblo? Gran vacío queda con su partida, como ocurrió el 2 de agosto de 1979, cuando Víctor Raúl gana, merecidamente, su espacio en el libro de la historia peruana. La gran diferencia es que Haya, por su visión y liderazgo monumental, construyó un partido político que penetró en el tejido social, con una dirigencia de importantes, respetados intelectuales y líderes gremiales que eran la voz de los trabajadores manufactureros, industriales y agrarios.

Desde hace décadas, ningún aprista osó arrebatarle la hegemonía al Sr. García, y es que en el Apra pueden coexistir el número Uno y el número Tres, pero nunca el número Dos que le hiciese sombra. Esa ley no escrita, considero, podría determinar el fin del partido aprista. Julio Cotler decía que Alan es el Apra, y yo pregunto: ¿ahora quién será el Apra?

Hermanos quijotes. Se necesita refundar los pocos partidos limpios que quedan y formar nuevos, soportados por dignas mujeres y hombres de todos los sectores de la población. Que se acerquen, que estén en sintonía y alineados con los intereses del pueblo. Basta ya de alcaldes, gobernadores, congresistas y presidentes que dicen representarnos, pero desaparecen después de las elecciones, para cuidar y defender intereses propios y los de sus caudillos. Hermanos peruanos generemos, en los partidos, mecanismos de comunicación e interconexión que los acerquen al ciudadano; la modernidad ya lo permite. Hagámosle entender a los grandes medios de comunicación que ya no somos actores pasivos del cotidiano político; que ya no pueden aliarse con los que pagan millonarias campañas electorales con dinero sucio y salir impunes.

Reflexionemos en estos momentos difíciles. Entendamos que es hora de comprometernos asumiendo responsabilidades representando a los que más necesitan. Los viejos liderazgos partidarios tienen la histórica oportunidad de identificar, entre sus filas, a nuevos valores que los reemplacen. Sean actores garantes del cambio y de la renovación; pasen a la historia con la frente en alto, con dignidad.

Termino estas líneas preguntando: ¿el Apra nunca muere? La respuesta sólo la tienen sus bases… ¡Apristas, es hora del cambio!

¡Jubilación Política Ya!



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
PPK fue dado de alta y ya se encuentra en su domicilio

PPK fue dado de alta y ya se encuentra en su domicilio