Mario Núñez

Mario Núñez

EL QUIJOTE

Acerca de Mario Núñez:



¡No me hagas hablar, PPK!

En los últimos meses, una seguidilla de eventos jurisdiccionales de gran relevancia nos hace pensar en un megaejército anticorrupción de neohéroes sociales. Si no, cómo explicar el allanamiento de los locales partidarios de Fuerza Popular, la prisión preventiva para los exdirectivos de Graña y Montero, el impedimento de salida del país a Susana Villarán, prisión preventiva contra Ollanta Humala y Nadine Heredia, prisión preventiva contra Alejandro Toledo y las investigaciones que seguramente le viene a PPK.

Señores, ni es un megaejército ni son neohéroes; son valientes peruanos de a pie que hacen lo que otros no hicieron; son ciudadanos decididos a lidiar y erradicar a los corruptos instalados en el Estado, en el sistema de partidos y en la política nacional, cuales gigantes cetáceos corruptos se engordan con los recursos del Estado en mutualismo perverso con empresarios peces parásitos.

Veo también en esta lucha titánica y desigual, a anónimos, decididos y valientes equipos de prensa de investigación que, como sabemos, no se casan con nadie, los que aportan importantes evidencias y en gran medida marcan la ruta investigativa a seguir por jueces y fiscales.

Estos periodistas cuentan con recursos suficientes para rápida y libremente movilizarse a nivel global, a diferencia de los procuradores, fiscales y jueces, quienes no tienen para un menú y menos un taxi sin antes someterse a los rigores burocráticos del Estado. Estos investigadores ad hoc, no están sujetos a plazos, no necesitan tramitar permisos, autorizaciones o credenciales como los funcionarios del sistema de justicia.

El presupuesto misionero con el que operan los operadores de la justicia y la lentitud paquidérmica de la burocracia estatal, le brindan tiempo y ventajas, en todo aspecto, a la felina y evasiva corrupción, que no está sujeta a permisos, trámites y menos a limitación presupuestaria alguna.

Señores, lo real y cierto es que todo lo avanzado contra la corrupción es producto del trabajo de los jueces Richard Concepción Carhuancho y Manuel Chuyo; de los fiscales Hamilton Castro, José Domingo Pérez Gómez y Germán Juárez Atoche; y del invalorable aporte de los periodistas de investigación. Mi agradecimiento a ellos.

La corrupción está decidida a no ser descubierta, juzgada y sancionada. Los corruptos están decididos a no dejar el cargo público y para ello entorpecen las investigaciones y promueven normas en el Congreso; pero como dice la canción… “Todo tiene su final…”

¡JUBILACIÓN POLÍTICA YA!



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
A. Mariátegui: “Hay ganas de que Keiko Fujimori no salga libre”

A. Mariátegui: “Hay ganas de que Keiko Fujimori no salga libre”