Martha Chavez

Martha Chavez

ESCAÑO POPULAR

Acerca de Martha Chavez:



Confabulación para retroceder

En mi artículo de la semana pasada “Vizcarra y la negación de los fines del Estado”, me refería a cómo el presidente de la República en lugar de enfocarse en las tareas que competen a su alta investidura y cargo en pro de obtener el bien común, se distraía en confrontar al Congreso de la República y en enardecer a la población pretendiendo ilusamente que podría administrar y usar a su favor el caos resultante.

Hoy, a partir de la difusión de un audio, grabado en forma subrepticia  el 24 de julio último, se aprecia a un M. Vizcarra incapaz de defender mínimamente una decisión administrativa recién adoptada por su gobierno, como la de dar licencia de construcción al proyecto Tía María, y que peor aún se presta a llegar a compromisos con autoridades que por ideología son contrarias  a la inversión y al capital tanto nacional como extranjero.

Y esos compromisos no son otros que “retroceder”, traerse abajo la licencia otorgada, “cancelarla”,  pero simulando que lo hace con “argumentos” en apariencia honestos, que como acepta no tener  ruega le sean facilitados por  los enemigos de la inversión y el capital. Dice “… nos ayuda que ustedes mismos hagan el sustento….”. Todo ello lo hace, además, acompañado  del presidente del Consejo de Ministros y a sabiendas que está minando el respeto a la institucionalidad y afectando la seguridad y predictibilidad jurídica y derechos o expectativas de derechos de una persona jurídica concreta, esto es, de un administrado determinado.

Es más, anuncia Vizcarra a sus contertulios o compañeros de confabulación,  que les reconocerá públicamente que ellos “representan la posición del pueblo”. ¡Qué bondadoso, él que se niega a reconocer similar representación a los congresistas de oposición a su gobierno!

Como quiera que M. Vizcarra “tenía el 28 de julio encima”, como les expresó también a sus compañeros de simulación, no queda duda alguna sobre el carácter utilitario como elemento distractivo del adelanto de elecciones que espetó el día de su mensaje a la Nación, con vergonzoso amague de tener el proyecto en la mano cuando a esa fecha ni siquiera había sido visto, menos aprobado, por el Consejo de Ministros como manda la Constitución.

Ante la gravedad del cuadro resultante de los detalles a que hago referencia, y del inminente riesgo de que tan mal ejemplo cunda afectando  proyectos incluso en marcha, cabe en lo inmediato  no solo denunciar la conducta irresponsable del mandatario y sus ministros,  sino exigirles la enmienda  pertinente.

El Perú no está para ensayos ni trapacerías!



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Mañana, TC inicia debate sobre prisión de Keiko

Mañana, TC inicia debate sobre prisión de Keiko