Martha Meier M.Q.

Martha Meier M.Q.

DERECHO DE GUERRA

Acerca de Martha Meier M.Q.:





El referéndum de Hitler

El referéndum que se votará hoy abona para que las oenegés marxistas –cogobernantes– modifiquen la Constitución. El asunto podría desembocar en el cierre del Congreso, algo que el entorno vizcarrista busca hace buen rato. El escritor e historiador holandés Ian Buruma, en su nota “La farsa del Referendo”, escribe: “Habrá que explicar, insistir y repetir que hay referendos que sirven para afianzar la democracia y otros para destruirla”, (La Vanguardia, España, 12/03/2016). El de hoy la debilita.

Buruma nos recuerda que Hitler se hizo del poder absoluto “utilizando los recursos del sistema democrático, las elecciones y, sobre todo, los referendos”. Hitler no tenía mayoría parlamentaria, pero la alcanzó a través de alianzas y eliminando a sus opositores; tomó definitivamente el poder con la ‘Ley Habilitante’ de 1934, “aprobada por un 84 % de escaños que fue luego sometida a referéndum. La pregunta decía así: ‘¿Usted, hombre alemán, y tú, mujer alemana, aprueba…’ ¡Claro que el pueblo alemán la aprobó!”, señala.

La consulta popular de hoy domingo no fortalecerá la institucionalidad democrática sino a Vizcarra, tampoco avanzará en la lucha anticorrupción y menos logrará reformas profundas. Mediante esta herramienta de la Democracia Directa el vizcarrismo quiere empoderar al Presidente para decir que tiene el respaldo del pueblo; esto, claro, si los resultados son los esperados y para garantizarse que así sea, se usó a “capacitadores” que enseñaran a votar, estos fueron captados mostrando cómo hacerlo en el sentido esperado por el Ejecutivo, claro.  En su nota de La Vanguardia, Buruma menciona que “Los referendos tienen que ver con lo visceral, que puede ser manipulado fácilmente por los demagogos”. ¿Por qué creen que el Ejecutivo y los medios estuvieron satanizando al Congreso y a la oposición desde hace meses? Manipulación pura y dura para fomentar el rechazo de la población.

El referéndum del día podría destruir la Democracia Representativa y pisotear a los legisladores que elegimos para ser nuestra voz en el Congreso. El colapso de la Democracia Representativa supondría un experimento frankensteiniano de Democracia Directa en el que todos deciden todo, todo el tiempo, o en la que el Presidente se erige como la “encarnación” de todos para decidir todo.

Vizcarra necesita abandonar su vocación antipolítica, su sed de destruir a los opositores y de erradicar el sistema. Si no puede autocontrolarse, un gesto responsable y de amor al Perú sería  retornar al hogar donde, de hecho, su familia le espera con los brazos abiertos.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Exportadores y los Miró Quesada tienen deudas impagables

Exportadores y los Miró Quesada tienen deudas impagables