Martha Meier M.Q.

Martha Meier M.Q.

DERECHO DE GUERRA

Acerca de Martha Meier M.Q.:





La mafia “buena” de Villarán

“La izquierda no siempre mata, pero siempre miente”, dice un escolio de Nicolás Gómez Dávila, notable filósofo y escritor colombiano. Susana Villarán y su banda roji-caviar lo demuestran. Recordemos que para tomar el poder capitalino en 2010, acusaron falsamente de “corruptos” y “mafiosos” a los que obstaculizaban su proyecto.

Ella misma confirmó recientemente que recibió más de diez millones de dólares de las corruptas constructoras brasileñas Odebrecht y OAS, esto porque una mafia quería apoderarse de Lima, o lo que es lo mismo: formó su propia mafia (buena) para enfrentar una que consideraba mala. En radio Exitosa, ante un atónito Nicolás Lúcar, aseguró que lo hizo por la ciudad, o sea por nosotros limeños y que “lo volvería a hacer”, como si su robo fuera un acto heroico merecedor de nuestro eterno agradecimiento. La exalcaldesa y sus insufribles ayayeros intentaron erigirse como la encarnación de la decencia y cuya única motivación era servir. ¡Mentira!, todos fueron bien remunerados.

Villarán fue la primera mujer en la historia del Perú que alcanzó el sillón capitalino por elección popular; lamentablemente su gestión será recordada por la ineptitud, la corrupción y la mentira. Siendo alcaldesa prometió no tentar la reelección. ¡Mintió!, pues en 2014 se lanzó nuevamente al ruedo y en esa aventura la acompañaron las principales caras de la millonaria campaña del NO, esos que viéndola ahora caída la niegan y dicen no saber nada, pero bien que cobraron hasta por posar con los brazos cruzados para evitar su vacancia. Por interés, esos apoyaron que doña Susana rompiese su promesa de no reelegirse. Fue en aquella campaña que dijo “no he recibido un centavo”. Cierto, no recibió “un centavo” sino más de diez millones de dólares. Dijo que siempre supo sobre el financiamiento de Odebrecht y OAS “pero tenía el compromiso de no decirlo”, revelando así la existencia de un despreciable código de silencio en su entorno.

En julio de 2014 escribí “El síndrome de Susy” (curiosamente levantada ayer de la web de El Comercio) y que puede leerse en: https://marthameiermq.blogspot.com/2015/05/el-sindrome-de-susy.html. Me gané los insultos de su gente y el comunista español Michel Azcueta, exalcalde de Villa El Salvador, envió una carta al diario sosteniendo que mi texto era “absolutamente indignante y vergonzoso para la historia” del medio. Vergonzosa era y es hoy aún más la conducta de Villarán y cómo su roja collera pretendió blindarla.

Y dudo que su “decepcionado” entorno no supiese nada, porque la izquierda “siempre miente”.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Domingo Pérez suma otro fracaso: no pudo encarcelar a PPK

Domingo Pérez suma otro fracaso: no pudo encarcelar a PPK