Martha Meier M.Q.

Martha Meier M.Q.

DERECHO DE GUERRA

Acerca de Martha Meier M.Q.:





Relaciones peligrosas

Cuando Odebrecht era investigada en Brasil por el caso Lava Jato y su presidente, Marcelo Odebrecht, estaba encarcelado desde junio 2015 esperando juicio por los delitos de corrupción y lavado de activos, en setiembre, Graña y Montero (GyM) se asoció con ellos en el megaproyecto Gasoducto del Sur Peruano (GSP). Cuando en 2016 el Departamento de Justicia de los Estados Unidos impuso a la brasileña una multa de 2,600 millones de dólares por sobornar a funcionarios y exigió 900 millones a su filial, la petroquímica Braskem, por “lucro indebido” (sobrecostos), GyM siguió con las relaciones peligrosas.

Por entonces fungían como directores de la peruana los hoy colaboradores eficaces José y Hernando Graña, quienes hoy sabemos contribuyeron a tejer y remendar la mayor red de corrupción y lavado de activos jamás conocida. Acogerse a la colaboración eficaz significa que los primos Graña aceptan haber sabido de las coimas en el GSP y otros proyectos, y estar ahora dispuestos a informarle a la justicia lo que le ocultaron por más de tres años. La critica a cómo usa la fiscalía esta figura legal es creciente; de hecho, la colaboración eficaz se basa en la revelación a los fiscales de delitos antes que de que estos sean descubiertos, pero aquí se acepta a quienes buscan la impunidad tras conocerse las fechorías por otras fuentes.

La creciente bomba de pus reventará y podría hacer trizas el lesivo y vergonzoso Acuerdo de Colaboración con Odebrecht, una claudicación de los derechos del Perú para recuperar lo q ue le robaron. El pus cubrirá al fiscal José Domingo Pérez, tan manso él cuando se trata de salvaguardar los intereses de las empresas y ejecutivos vinculados a “Lava Jato”. Hoy Pérez mira al GSP solo porque una investigación internacional reveló el pago de coimas en ese megaproyecto, algo que el “oráculo” Barata (con tanta credibilidad como Pinocho) no mencionó para evitar la activación de la cláusula anticorrupción del contrato del Gasoducto que le permite al Estado resolver el trato, lo que extinguiría las razones del arbitraje internacional que busca Odebrecht en Luxemburgo.

Mientras tanto GyM inició en diciembre del 2018 la cobranza de una deuda impaga del Estado con el GSP. ¡Ya no ya! La obra empezó en 800 millones de dólares y va por los siete mil.
Los primos José y Hernando Graña tienen que señalar la ruta del dinero de los sobrecostos y cómo fue lavado. Es importante conocer a los corruptos pero más aún el mecanismo de los corruptores. ¡Pregunte fiscal Pérez, pregunte!





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Luciana León: “Conocí a Peña Quispe, pero no significa que yo sea parte de una red criminal”

Luciana León: “Conocí a Peña Quispe, pero no significa que yo sea parte de una red criminal”