Martha Meier M.Q.

Martha Meier M.Q.

DERECHO DE GUERRA

Acerca de Martha Meier M.Q.:



Socios psicópatas

Quienes no distinguen lo correcto de lo incorrecto son psicópatas, pisotean los derechos ajenos “porque pueden”. Quienes presentan este tipo de personalidad malograda gusta polarizar, manipular, tratar con indolencia al resto. No conocen el significado de las palabras culpa ni remordimiento, le vale madres el daño que puedan causarle a los demás aunque compartan su sangre. Son de los que duermen tranquilos después de saquear a la tía de noventa años y dejarla sin un céntimo para pagar el seguro médico. Recen para no cruzarse en el camino de uno de ellos, compartir la vida o tenerlos de socios en una empresa familiar heredada, porque estos enfermos mentales harán lo que esté en sus manos para hacerse de un patrimonio que no les corresponde. Quien se atreva a decirles ladrón en su cara serán objeto de maltrato y abuso.

Buscarán cómplices y señalarán al honesto endilgándole el mote de “conflictivo”. Convencerán al auditorio que su plan es la panacea y estos les aplaudirán mientras la estafa se consuma.

Hay empresas familiares que no necesitan gerentes sino psicoanalistas y psicólogos, donde no son necesarios porteros sino policías y fiscales para enmarrocar a estos que se la pasan desfalcando como si fuera un derecho labrado en piedra. En tales compañías hay dueños que se sienten empleados, sufren una especie de síndrome de Estocolmo que los lleva a defender a quien los daña y a enfrentarse a quienes tratan de salvarles. A saber, buena parte de estas personalidades torcidas ocupan altos cargos en las empresas y presentan ciertos rasgos insoportables: narcisismo, intolerancia, mesianismo y misoginia, esta última característica es miel para las mujeres que caen en la trampa porque las pobres se creen elegidas, importantes, más inteligentes que el resto sin intuir, las pobrecitas, que serán desechadas apenas él o el conjunto de socios psicópatas alcancen sus objetivos siempre pérfidos. Alguna vez vi a una señora muy culta y avispada pedir consejo a uno de estos especímenes, un fulano cuyo nombre figura en una prescripción negociada con Montesinos a principios del 2000 por haberle robado a la propia empresa y que hoy es aspirante a colaborador eficaz por el mayor hurto de la historia latinoamericana desde la conquista española.

No es fácil sacudirse de estos socios que encarnan la indecencia, la ambición desmedida, la sed de poder, de reconocimiento, de más dinero, sin importarle explotar y maltratar a propios y ajenos. Son más peligrosos para el sisteema que los comunistas. Se los firmo, ah y el aspirante a colaborador eficaz es efectivamente José Graña.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Alberto de Belaunde: “Hay suficientes elementos para creer en la versión de Julio Guzmán”

Alberto de Belaunde: “Hay suficientes elementos para creer en la versión de Julio Guzmán”