Metaverso y tecnología ayudan a la inclusión financiera

Metaverso y tecnología ayudan a la inclusión financiera

Es el momento del año en el que se comienzan a definir objetivos, nuevos proyectos y a identificar oportunidades sobre qué nos trae el futuro más inmediato. Cada vez hay más necesidad de acercamiento y fidelización de clientes que está llevando a que muchas empresas incursionen en este negocio. Sin embargo, para seguir siendo competitivos, los jugadores existentes y los nuevos actores tienen que estar preparados y adelantarse a los cambios, teniendo en cuenta que la experiencia de compra y venta seguirá transformándose, buscando eficiencia, seguridad, agilidad y comodidad para los usuarios.

Según Agustin Parodi, Chief Business Officer de Geopagos, existen cuatro tendencias que vienen calando fuerte en el mercado de pagos digitales de América Latina:
1.- “One-stop shop” todas las soluciones en una sola conexión. Cada día, los comercios ofrecen diversas soluciones para que el consumidor elija cómo pagar, adecuándose a su comodidad y necesidades. Ya no basta aceptar tarjetas de crédito y débito, hay que ofrecer todas las soluciones del mercado (QR, Link de Pago, Tienda online, etc.). En busca de agilidad y facilidad, los comercios comienzan a elegir alternativas, tanto para las ventas en el mundo presente como en el mundo no presente que ofrezcan soluciones de valor a través de una única conexión.
2.- El metaverso, la realidad virtual impacta al sector de pagos. Se prevé que la economía del metaverso alcance los 13 billones de dólares para el año 2030, por lo que las instituciones financieras han comenzado a explorar oportunidades dentro del mundo virtual. En este contexto, el pago por activos digitales será la herramienta principal para crear una experiencia de usuario perfecta. El sector de medios de pagos ha llevado la banca de las sucursales a Internet y a los dispositivos móviles. Ahora, el metaverso promete llevar a la gente desde sus salones al espacio virtual de nueva generación.
3.- Pagos embebidos: más experiencia y menos fricción. La disrupción tecnológica ha fomentado cambios en el consumo y mayor velocidad en las transacciones; los pagos embebidos pueden ser la respuesta a este nuevo paradigma: consisten en una mejora de la experiencia del cliente, al maximizar la etapa más atractiva (servicio recibido) y minimizar la menos emocionante (etapa del pago). Para lograrlo, hay que solicitar los datos de la tarjeta de crédito del cliente por única vez y luego rescatar esos datos para las transacciones posteriores.
4.- Interoperabilidad. El concepto de interoperabilidad permite que los individuos realicen pagos sin importar el banco en donde tengan registrada su cuenta, e incluso pueda ser utilizado por las personas que tienen una cuenta digital o una cuenta prepagada. En el caso de América Latina, cada vez más entidades ejercen la interoperabilidad, a través de códigos QR, que contribuye a la inclusión financiera de los pequeños comercios y los compradores no bancarizados. De lo que ya se comienza a hablar es de llevar la interoperabilidad a otro nivel que permita pagar con esta misma facilidad sin importar el país de origen y de destino.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.