El último viernes en Nacional TV Perú se revelaron casos de maltrato perpetrado por malos funcionarios a ciudadanos que desinteresadamente realizan obra social. Está el caso de Malena Santillana, peruana que vive en París (Francia), pero quien ante la pandemia creó la organización “Voces de la Amazonía” para llevar ayuda a etnias de la selva olvidadas por el Estado.

No obstante, su esfuerzo altruista junto a las donaciones que pudo conseguir para pobladores de la selva se vio confrontado con las trabas de la burocracia estatal, e incluso un sector de burócratas pretendió robarle esas donaciones. De manera que la corrupción no solo está en megacasos como el de Odebrecht o las compras por la pandemia, sino que está en todos los niveles de la gestión pública como un chip malsano instalado de rey a paje, y esa mentalidad debe extirparse.

Existe otro caso inexplicable y se atribuye a una “mano negra” contra el ciudadano español Santiago Díaz Aroca que vive en Perú hace años, quien además está casado con la peruana Carla Pérez, descendiente de la etnia Cocama (Amazonas), de profesión microbióloga, con estudios en España y Bielorrusia, resultando que su esposo, Santiago, un peruanista conocido que apoya a las comunidades originarias de la selva, hasta el día de hoy no puede obtener la nacionalidad peruana pese al cumplimiento de los requisitos.

Este hecho grave debería ser documentado por la Defensoría del Pueblo y la Embajada de España ante el alto grado de abuso que encarnaría la Superintendencia Nacional de Migraciones y acaso por la mala fe que escondería, pues resulta perverso que un expediente de nacionalización tome tantos años, siendo esa institución la responsable del control migratorio de documentos a nacionales y extranjeros, evidenciándose un agravio a un ciudadano de la Madre Patria que viene cooperando con las comunidades originarias de la selva.

Santiago es un cultor y promotor de lo peruano, cuenta con un doctorado honoris causa; es Embajador para la Paz de la Universal Peace Federation; tiene el premio “Gorrión de la Paz”; y es miembro de la Coordinadora Nacional para la Transformación de la Educación Peruana (Conatep), cuya incorporación se realizó en la “Fortaleza Real Felipe”, donde el Coronel de Caballería EP Enrique Gargurevich, expresó: “Santiago, a pesar de no haber nacido en Perú, se siente peruano y hace patria mucho más que otros peruanos.” También es miembro del Centro de Estudios Histórico Militares del Perú. Señores de Migraciones, ¿qué pasa?

@RafaelRomeroVas