El 23 de enero del año pasado, durante el cierre del Congreso o interregno parlamentario, el entonces presidente Vizcarra y su “premier” Zeballos encabezaron las firmas del Decreto de Urgencia N° 016-2020, cuyo artículo 6 es considerado inconstitucional, abusivo y discriminatorio por los sindicatos de docentes de los colegios de las Fuerzas Armadas (Ejército, Fuerza Aérea y Marina de Guerra), por el Colegio de Profesores del Perú y por varios congresistas del Parlamento actual.

Resulta cuestionable y contradictorio cómo no pudo Zeballos advertir esa inconstitucionalidad, pues frente al contenido de ese artículo 6 existe un antiguo proyecto de ley (N° 2284/2017-CR), con dictamen favorable por unanimidad de la Comisión de Educación, Juventud y Deporte, que soluciona el problema de los profesores de las instituciones educativas del sector Defensa. Pero lo grave es que Zeballos no le advirtió esto a Vizcarra, máxime cuando ese dictamen venía de una comisión donde él era miembro titular.

Esos señores tampoco advirtieron que no era necesario su malhadado artículo 6, a la luz de que el Proyecto de Ley 2284/2017-CR también cuenta con informe favorable de la Comisión de Defensa y Orden Interno del Congreso de la República. Sin embargo, una serie de documentos oficiales evidencian que el Ministerio de Educación no es el autor intelectual de ese Art. 6 del D.U. 026-2020. Entonces, ¿quién es? Las autógrafas demostrarían que el autor intelectual de ese contenido entregado a Palacio de Gobierno es el propio Ministerio de Defensa (Mindef).

La ministra Nuria Esparch debería transparentar ese tema porque los docentes de su sector no merecen recibir más abusos ni discriminación. Sobre todo, porque ese problema tiene muchos años. Su gabinete de asesores y los especialistas de su portafolio conocen perfectamente la penosa realidad del docente de los colegios de las Fuerzas Armadas (con sueldos congelados y hasta despidos); y con ese artículo 6 se les traiciona, apareciendo un Judas que busca prolongar su maltrato pese a que la solución está desde el 2018 en manos del Parlamento.

Por ejemplo, Daniel Salaverry debió -cuando fue presidente del Congreso- agendar el proyecto de ley en un Pleno y no lo hizo pese a los pedidos multipartidarios. Hoy, ¿hará lo propio Mirtha Vásquez? El tema es simple, según la Constitución y las leyes de educación, los docentes de Defensa tienen que ser incorporados a la Ley de Reforma Magisterial, sin dejar de lado sus derechos adquiridos, porque siempre han sido maestros.

@RafaelRomeroVas