Ministro Juan Carrasco, culpable de dos muertes

Ministro Juan Carrasco, culpable de dos muertes

Qué grado de crisis puede haber alcanzado este país, para que pase desapercibida e impune la muerte de dos personas por indolencia del COEN, Centro de Operaciones de Emergencia Nacional, adscrito al ministerio de Defensa; y de la Marina de Guerra. Ambos no advirtieron al país sobre las consecuencias que se derivarían de la erupción de un volcán submarino en Tonga, Polinesia, el pasado sábado. Nuestro vecino Chile, sí alertó a sus ciudadanos del riesgo de cambios en mareas y la presencia de fuertes oleajes en sus costas. Consecuentemente contuvo el riesgo de desgracias personales. En el caso del Perú, el COEN es el responsable de monitorear, validar y finalmente facilitar información oficial sobre peligros, emergencias y desastres, para impulsar la toma de decisiones del ciudadano.

Funciona las 24 horas del día durante todo el año, coordinando con los centros de operaciones de emergencia regional, local y sectorial. En síntesis, Juan Carrasco Millones, ministro de Defensa, es el directo responsable de velar por la seguridad física de los 32 millones de peruanos. Consecuentemente a raíz de cualquier desastre natural, es el individuo encargado de cuidar de su seguridad física, amable lector. El elemental deber de este ministro, un exfiscal simplón, amiguete del mandatario Castillo, quien prepotentemente lo convirtiera en ministro de Defensa sin reunir un solo requisito para ejercer este encargo, es salvar a la patria en casos de guerras, amotinamientos, lucha contra el terrorismo y, además, responsable de alertar, guiar y atender al poblador en casos de desastres naturales. Para ello, repetimos, Juan Carrasco tiene a su cargo al COEN y por supuesto a nuestras Fuerzas Armadas.

Como tal, este sujeto es el culpable directo de la muerte de al menos dos peruanos, fallecidos como resultado de no haber estado advertidos –por el COEN, ni tampoco por la Dirección de Hidrografía y Navegación de la Marina– del riesgo que enfrentaban al transitar tranquilamente en un vehículo por una carretera costera del país. ¡Acá nadie estuvo advertido por las diversas dependencias de alerta que maneja este ministro de Defensa! Entre ellas, el Sistema Nacional de Alerta de Tsunamis –que forma parte de una red internacional que opera en el océano Pacífico–que sí estuvo perfectamente advertido del peligro. Repetimos, Chile sí instruyó, a primera hora, a sus ciudadanos y el resultado fue que las marejadas ocurridas en el vecino país –semejantes, o quizá menores a las que viéramos en nuestro litoral– no produjeron una sola muerte. Acá, la Marina se limitó a dar un comunicado señalando que la erupción del volcán en Tonga “No genera Tsunami en nuestro litoral”.

Por tanto, Juan Carrasco Millones carga sobre sus espaldas con esas dos muertes, de las que el gobierno peruano hasta el momento no sólo no ha dado cuenta, sino ni siquiera se ha disculpado. La información provino del diario español El País. Fue recogida por este escriba, quien reitera su indignación por el estado de abandono en que se encuentra nuestra sociedad, ante el intolerable desgobierno del comunista, inepto y prepotente Castillo.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.