Un reciente suceso policial protagonizado por un cantante de cumbia en el país puso, nuevamente, en agenda el problema de maltrato a la mujer que lejos de ser controlado ha ido en aumento en medio de esta pandemia, según estadísticas que exhiben diversas instituciones. Diversos programas de televisión pusieron al descubierto la censurable golpiza que dicho cantante mediático le había propinado a su esposa, dejándole el rostro y varias partes de su cuerpo amoratado, ejerciendo, al mismo tiempo y como señaló la denunciante, violencia sexual contra ella.
Toda violencia contra la mujer es repudiable y no se debe permitir. Lamentablemente, es la secuela de una sociedad machista y abusiva que se resiste a desaparecer, pese a los esfuerzos que se realizan con este propósito. El hombre mentalizado con los cánones del machismo ve como natural ejercer la violencia física o verbal contra la mujer aprovechando su condición de ser más fuerte físicamente. A lo largo de la historia, la violencia en general se ha tolerado y estimulado como una forma de resolver los conflictos. Y en lo que respecta a la mujer dicha violencia fue asumida en la sociedad como una expresión de superioridad del sexo masculino sobre el femenino. Intolerable desde todo punto de vista.
En el país, las denuncias por violencia de género se incrementaron 130% en el 2020, situación que reportó lo ocurrido en toda la pandemia, en la que “las mujeres vivieron solitariamente y encerradas”, a decir por la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Silvia Loli, quien informó a la prensa que, en el mismo periodo de confinamiento, se registraron un total de 7,138 denuncias por violación sexual. Esta situación obligó a que las autoridades respondan con prontitud, según se sabe, con un decreto de urgencia con el cual se declaró como esenciales los servicios que atienden denuncias por violencia de género. Aun así, los casos no dejan de presentarse, puesto que se trata de un problema en que las víctimas prefieren mantenerlo en silencio por temor a las represalias del agresor o la ausencia de garantías para ella, entre otras razones.
Según un reporte de la Subgerencia de Estadística del Poder Judicial, entre los meses de julio de 2020 y enero del 2021, los juzgados del país condenaron a 184 acusados de feminicidio, es decir, un promedio de 26 por mes, por lo cual el problema resulta preocupante. Se informó que la mayoría de esos crímenes perpetrados contra las mujeres ocurrieron en Lima Norte (17), seguido de Lima (15) y Piura, Lima Este y Cusco (13). Solo en enero de este año, ya se habían registrado a nivel nacional un total de 14 feminicidios, según datos del ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.
El problema de la violencia contra la mujer se agudizó durante la pandemia, provocando “diversos retrocesos” en la lucha por la igualdad, según lo advirtió, a su vez, la Defensoría del Pueblo al evaluar esta situación. Esta es una realidad dura y dramática en el país, aunque no sea privativa entre nosotros. En el mundo la violencia contra las mujeres fueron también en aumento. La Organización de Naciones Unidas reveló, por ejemplo, que antes de la pandemia, 243 millones de mujeres y niñas del mundo sufrieron violencia física o sexual por parte de la pareja o de miembros de su familia.
Por su parte, la Organización Mundial de la Salud considera que la violencia contra la mujer -especialmente la ejercida por su pareja y la violencia sexual- “constituye un grave problema de salud pública y una violación de los derechos humanos de las mujeres”. Las estimaciones mundiales publicadas por la OMS indican que alrededor de una de cada tres (30%) mujeres en el mundo han sufrido violencia física y/o sexual de pareja o violencia sexual por terceros en algún momento de su vida, donde la mayor parte de las veces el agresor es la pareja. Esta es una dolorosa realidad en la que la violencia puede afectar negativamente la salud física, mental, sexual y reproductiva de las mujeres, según alertó la OMS. Estemos alertas.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.