La oposición política y mediática debería sincerarse y afirmar sin ambages que todos sus esfuerzos están destinados a la vacancia de Pedro Castillo. Aún no sé cómo se resolverá el caso de la vicepresidente Boluarte y la permanencia o salida de los actuales congresistas en sus escaños, pues una vacancia de RÉGIMEN tiene que tener en cuenta todos esos escenarios.

Por lo pronto, los únicos beneficiados son los caviares que han vuelto al poder copando una vez más todo cargo o puesto que deja libre algún cuadro que cae del partido de Vladimir Cerrón o próximo a Pedro Castillo.

Según las voladas, la premier Mirtha Vásquez habría lanzado, por ejemplo, la cabeza del presidente de EsSalud a los chacales que piden también la del ministerio del Interior y la del de Educación.

Si esto resulta cierto, ¿quién creen ustedes que ocupará el cargo que quedaría vacante en EsSalud? Acertó: un caviar. Y a su vez este caviar pondría a otros y EsSalud se convertiría en una institución más copada por los caviares.

Lo mismo sucederá con los ministerios del Interior y el de Educación que fueron arrebatados a los caviares y ahora, con una eventual salida de los ministros actuales Barranzuela y Gallardo, los recuperarían. Así resulta que el chantaje al gobierno es permanente por parte de un sector de la oposición y medios afines y que este no parará hasta que caiga el régimen (lo repito, no solo Castillo).

Yo creo que un cambio de régimen no se va a producir por todo lo que esto implica, por lo que desde la perspectiva del análisis político el gobierno no debería soltar ni una cabeza más gratis y dejar que quienes las corten sean los de la oposición mientras que cargan con el costo político de ir de censura en censura, dejando la impresión ante el país de que un sector del Congreso se ha convertido en un nido de obstruccionistas. Mala imagen para cualquiera que quiera pagar ese costo ad-portas de un proceso electoral municipal-regional.

Mientras, a la oposición ya empiezan a faltarle pretextos para hacerle la vida imposible a un gobierno débil que, sin embargo, ha recuperado cierta confianza en los actores económicos cuyo único barómetro no es la opinología barata de algún viejo cascarrabias, sino el precio objetivo del dólar que va a la baja.

Por ejemplo, el tema de la constituyente se diluye cada día y quien parece querer resucitarlo es la oposición más recalcitrante, pues ni la caviar Mirtha Vásquez ha puesto el tema en agenda, es más: no está en la agenda como prioridad del gobierno. ¿Para quién entonces es prioridad? Diríase que se encuentran allí los extremos de Perú Libre y la ultraderecha que dejarían de existir si el tema de la constituyente sale de agenda. En resumen, lo cierto es que la ultraderecha está trabajando para los caviares que sin mover una pestaña van recuperando posiciones a medida que van cayendo las fichas de Perú Libre o del mismo presidente Castillo.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.