Luego del Covid-19 viene una tarea importante en el sector empresarial que es poner a prueba toda su capacidad para reinventarse y salir adelante. En esta pugna ¿podrán mantenerse alineadas en sus procesos de producción amigables con el ambiente? O ¿podrán adoptar la economía circular y ser sostenibles?

Pese a la pandemia, las marcas siguen su rumbo en convertir sus procesos de producción más sostenibles. En muchos países se apuesta por la reinversión para reactivarse y las empresas saben que se enfrentan a una nueva realidad donde habrá que aplicar una visión estratégica y la gestión del talento para amoldarse a lo que viene.

También, saben que esta reinvención debe ir de la mano con la urgencia, flexibilidad y gestionar la información que irá a la par con la sostenibilidad y el reuso de sus materiales, es más se volverá a mirar a la naturaleza, a imitar sus ciclos en los que los recursos se mueven dentro de sus ecosistemas, es decir, se habla de la economía circular.

En ella, todo vale, los desechos de un organismo son los recursos de otros; o se transforman, dándoles valores distintos conforme evoluciona.

La economía circular permitirá integrar lo local por medio de pautas de autosuficiencia; habrá hasta un cambio en los modos de producción y consumo para no seguir contaminando o arrasando los recursos naturales. Lo que alguna empresa no utiliza o desecha, sirve para otra organización y así, solo así, se saldrá de esta etapa.

Un rol especial lo tendrán las economías locales, que deberán ser integradas al modelo económico; serán las primeras en reactivarse de a pocos y de seguro apostarán por la economía circular, sin embargo, esta pandemia ha logrado que se ponga a prueba la imaginación y creatividad para producir.

Hoy, más que nunca la economía circular brindará nuevas oportunidades. Este modelo económico donde el valor de los productos, materiales y los recursos se conservan en la economía durante el mayor tiempo posible, y su generación de residuos es mínimo, a eso se debe apuntar en estos tiempos post pandemia.

El Gobierno tiene la posibilidad de integrar en las ventajas de esta economía circular a las pymes y fomentar nuevas empresas y emprendimientos que ofrecen el impulso que la economía necesita para afrontar la crisis por la pandemia, junto a ello se activan los beneficios sociales, económicos y ambientales, para todos.