Seamos claros, colocar a Guido Bellido y a la batería de ministros cuestionados -especialmente a Maraví- en el primer Gabinete de Pedro Castillo fue un error táctico muy grande. Los procesos bolivarianos nunca empezaron mostrando su verdadera cara, siempre colocaron equipos mixtos, de entre los leales al caudillo, pero también gente más moderada, incluso provenientes del sector empresarial. Cuando el proceso estaba de subida en popularidad allí avanzaban sobre sus consignas, la más icónica es un cambio de Constitución que les permita quedarse en el poder un tiempo indefinido. Aquí, Castillo apostó por ir al todo por el todo desde el inicio sin calcular la reacción ciudadana, hecho que hizo que finalmente Bellido no llegue a los 3 meses de gestión.

Para mí, colocar a Mirtha Vásquez -cuadro de izquierda más vinculada al esquema de las oenegés- en la PCM no es un acto de moderación, es solamente corregir el error de origen de haber apostado por un Gabinete de ultras sin contar con el respaldo popular en crecimiento. Han podido cambiar algunos de los rostros del Gabinete, pero los objetivos siguen siendo los mismos. Sólo están ganando tiempo. Van por su Asamblea Constituyente ya que el marco normativo constitucional actual no los deja implentar su programa de gobierno como ellos quisieran.

Mirtha Vásquez tuvo una actuación funcional a Vizcarra como presidenta del Congreso, es decir una performance deplorable y poco democrática, es una antiminera conocida y ha permitido la designación de Rojas como embajador en Venezuela y la de Barranzuela -con cientos de denuncias y que lucha por la no erradicación del cultivo de hoja de coca y romper el acuerdo de cooperación con la DEA- como ministro del Interior en un acto claramente orientado a permitir que el plan de consolidar un Narco-Estado en Perú se afirme. Inaceptable.

Tenemos que advertir que Barranzuela es un elemento que con su sola presencia invalida cualquier posible acercamiento a este nuevo Gabinete. Al día de hoy es claro que el Congreso no debe darle la confianza al #NarcoGabinete. No mientras se mantenga Barranzuela. Debe actuar con decisión ya que además al haberse modificado el concepto de la cuestión de confianza entonces -hasta que el TC se pronuncie- Castillo está indefenso.

Lo cierto es que la izquierda limeña oenegera en su entrada decidida a través de Vásquez parece prestar sus servicios de influencia en el sistema de justicia a Castillo y con ello garantizarle una estabilidad en su Presidencia, que obviamente Cerrón no puede asegurar únicamente con sus parlamentarios leales. Esta entrada a la acción de los primeros -la izquierda limeña- puede generar también una respuesta de mucha desilusión de sectores que esperaban un cambio concreto y radical, en el centro y sur del Perú.

He de decir que pienso que en virtud de este tema de la presión y direccionamiento del Ministerio Público y del poder judicial es altamente probable que se haya adelantado la suerte del corrupto Llica de Arequipa y sus funcionarios; cosa que pudo venir en la lógica de limpiar de adversarios el sur de Perú al proyecto de Castillo.

Una nota sobre el Apra: El Partido del Pueblo apelará la negativa del ROP a aplicar la legislación vigente respecto a mantener su inscripción. No hacerlo significaría consentir la arbitrariedad de la que fuimos víctimas.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.