Sin pretender ser pesimista, el título de esta columna es lo que me deja la última conferencia de prensa del Presidente Martin Vizcarra desde Palacio de Gobierno acompañado de sus ministros de Estado, se esperaban anuncios de relevancia sobre todo en materia de la emergencia sanitaria por el Covid-19, máxime luego de varios días de silencio por parte del Mandatario y los altos índices de positivos y personas fallecidas; pero en líneas generales fue tiempo muerto el haber seguido toda esta conferencia, porque en resumidas cuentas se ha hecho un llamado al país a aguantar la pandemia hasta que llegue la vacuna y abiertamente se nos ha traslado la responsabilidad de cuidar nuestras propias vidas, poniéndose el Estado prácticamente de lado, porque ¿de qué otra forma se puede interpretar lo dicho por el presidente?: “Lo mejor es que ya falta poco para dominar al virus (causante de la Covid-19), para que llegue la vacuna. Estos mesesitos adicionales seamos responsables” (fuente @diariocorreo).

Si bien se nos ha hablado de las coordinaciones del Gobierno por adquirir 30 millones de vacunas a través de diversos laboratorios, también nos advierten que el plazo de administración de la misma es de 6 meses (para los que sobrevivan), aunque “se busca” acortar éste a 15 días. Pero, a ver, ¿es que el Ejecutivo no se ha dado cuenta o no quiere darse cuenta que estamos ante un caso de vida o muerte?, el término “se busca” suena a “bluf”, porque en un tema tan sensible como una pandemia con un costo para el Perú de más de 50 mil vidas según data del Sinadef, el anuncio de quien ejerce el poder político debería ser “SE HARÁ”, más aún si se trata de una gestión de salida que al igual que nuestra salud pública, el tiempo le juega en contra.

Lo de la vacuna es esperanzador sin duda, es un avance tener ya un camino trazado, pero esta es una medida a mediano plazo, y ¿qué de ahora?, ¿qué acciones a corto plazo?, ¿vamos solamente “esos mesesitos adicionales” a guardar toque de queda, cuarentena, sin transporte terrestre ni aéreo, a seguir midiendo el avance del virus con las fallidas pruebas rápidas? ¿Porqué hay tanta resistencia en el Gobierno a lo que proponen los científicos en el Perú y el mundo, de implementar una estrategia de “Seguimiento de contactos”, mapear dónde están los positivos, su entorno, su estado de recuperación, etc.

Así las cosas, al 2021 solo sobrevivirán los más fuertes, lamentablemente a falta de planificación “no habrá lugar para los débiles (vulnerables)”.